ads

Río Blanco.- La intención del recorrido del Santísimo Sacramento por el territorio de la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, fue orar por quienes más sufren como consecuencia de la pandemia de COVID-19. 

Las actividades estuvieron a cargo del sacerdote Helkin Enríquez Báez y del padre vicario, Germán Loreto Arellano.

En el marco de la Eucaristía por la solemnidad de Corpus Christi, familias católicas salieron a la puerta de sus casas para adorar y recibir la bendición del Santísimo, que pese a la lluvia, la tarde del jueves pasado recorrió las calles

“Le damos gracias a Jesucristo porque es un signo de fe que nos hace estar en gratitud con Jesús por su presencia sacramental en medio de nosotros y por el mandato que nos hace de descubrir el rostro del Señor también en el pobre, en el marginado o en él que sufre especialmente a causa de esta pandemia”, expresaron los religiosos.

La lluvia y el clima no fue impedimento para que la comunidad católica recibiera la bendición por primer vez de una forma diferente al no poder congregarse en el templo por la restricción del Sector Salud ante la contingencia sanitaria.

Con fe, los sacerdotes invitaron a los fieles para pedir a Dios y a Jesucristo el fin de la pandemia que cobró vidas en todo el planeta y que dejó víctimas de todo tipo.

ads