MAS NOTICIAS  

La delincuencioa se está apoderando de Cancún

17 marzo, 2017 • Columnas

Por: CATÓN / columnista Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, yacía en una cama de hospital vendado de pies a cabeza igual que momia egipcia. Fue a visitarlo su amigo Libidiano, y Afrodisio le dijo con voz feble: “Estoy aquí por mis creencias”. Preguntó el visitante: “¿Por qué por tus creencias?”.... Ver más