• A fin de contener la pandemia
  • De nueva cuenta los negocios de venta de alimentos se verán afectados por la emergencia sanitaria, lo que pone en riesgo fuentes de empleo.

París.- París decretó ayer el estado de alerta máxima por el avance de la pandemia de Coronavirus, lo que significa el cierre de sus cafés y bares, aunque los restaurantes permanecerán abiertos, mientras respeten las nuevas medidas sanitarias.
Al respecto, la alcaldesa Anne Hidalgo, manifstó que ingresaban a una nueva fase del padecimiento y explicó las nuevas restricciones que se aplicarán a partir de este día en la ciudad.
En rueda de prensa, dio a conocer que también cerrarán los gimnasios, seguirán prohibidos los eventos con más de mil personas y las reuniones de más de 10 en espacios públicos.
En el caso de los restaurantes, mencionó que deberán respetar nuevas medidas sanitarias de seguridad, como limitar los grupos de comensales a seis personas, poner un dispensador de gel desinfectante de manos en cada mesa y la posibilidad de que los clientes se quiten la mascarilla sólo para comer y no durante la sobremesa.