Tequila.- Actualmente persiste la discriminación de ciertos grupos humanos que se desarrollan en a sociedad, en muchos de los casos se violentan los derechos de dichas personas, manifestó la coordinadora de la Unidad de Transversalización Académica Intercultural de la Universidad Veracruzana.

Lo anterior lo manifestó durante el inicio del primer festival: “Por el buen vivir” que se realizó en este municipio, del que explicó tiene la finalidad de promover espacios de intercambio y encuentro intercultural, en donde se involucran alumnos de la región de las Altas Montañas a través de actividades deportivas, consultas con médicos tradicionales y talleres.

Con relación a la discriminación que existe todavía en el país, consideró que es necesario actuar para lograr la disminución de la violencia que se genera por este problema social

“En México hay muchas formas de discriminación, por ejemplo con el machismo, con los roles que se asignan desde la casa, en que se enseña que hay cosas para hombres y para mujeres, y por tanto hay también carreras que no son para ellas, lo que se refleja en la baja matrícula de estudiantes femeninas en ingenierías”, expresó.

Indicó que el problema del bullying también se da a nivel universitario y  es una forma de discriminación por lo que es una realidad que la universidad refleja.

Apuntó que existen estudios en donde alumnos de materias de Diversidad Cultural y de México comentan cómo la apariencia sigue siendo un aspecto importante para la discriminación en el país.

Ya que no importa de dónde provengan las personas, es muy significativo lo que llevan puesto, como el vestido, en donde estudiantes de las zonas serranas resultan más afectados, manifestó.

Indicó que existen también los jóvenes que se identifican por su forma de vestir o actuar provenientes de las tribus urbanas, y ese tipo de comportamientos separa o discrimina a la persona.

Acotó incluso en la propia UV hay muchos estudiantes indígenas, en todas las carreras, no sólo en la UVI, que son bilingües y tienen competencias de las que otros estudiantes carecen.

“A veces lo ocultan, no se animan a decir sus raíces porque pueden ser sujetos de burla o discriminación, por el hecho de hablar una lengua de origen indígena”, expresó.

 

Omar Celiseo V.

El Buen Tono