• TURISMO DE NATURALEZA
  • Se tiene la esperanza de empezar actividades entre el cuatro o cinco de agosto, tras cuatro meses cierre

Orizaba.- El coordinador del proyecto Salvemos al Pico de Orizaba, Ricardo Rodríguez Deméneghi, dio a conocer que este sector ha registrado pérdidas económicas de hasta el 55 por ciento anual, debido al cierre de actividades por el COVID-19, mismas que se dieron en temporada alta en las zonas turísticas de naturaleza y medio ambiente.
Manifestó que se tiene la esperanza de empezar actividades entre el cuatro o cinco de agosto, tras cuatro meses cierre, en donde las pérdidas económicas han sido de los más dramáticas y lamentablemente “la situación se está acentuando”.
“Todas las empresas en general del turismo de aventura, de naturaleza y de medio ambiente tienen pérdidas del 55 por ciento anuales, lo que complica la dificultad de regresar y tristemente la disminución del personal, se despidió gente en un 30 por ciento”, puntualizó.  
Destacó que durante la temporada alta de verano los fines de semana entre todas las empresas se reciben un promedio de entre 85 a 120 turistas, lamentablemente en el Parque Nacional bajó a cero al recordar que se cerró por completo por indicaciones gubernamentales.
“Un término poético, porque no hay vigilancia, pero hay que reconocer que hubo mucha gente que se pasó por alto esta indicación y si visito la zona en cuestión, pero nosotros como agencias establecidas tenemos que cumplir con los ordenamientos de Ley”, concluyó.