Orizaba.- Aunado a la tala inmoderada que se registra continuamente y que impacta directamente al Parque Nacional Pico de Orizaba, el 40 por ciento de los bosques de los municipios de La Perla, Coscomatepec, Chocamán y Mariano Escobedo presentan plagas, señalan investigadores afiliados a la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM.
Advirtieron que en esta temporada es cuando más daños tiene el Pico de Orizaba, consecuencia del cambio climático.
Edwin “N”, quien es uno de los investigadores del grupo, señaló que uno de los agentes bióticos reguladores de los bosques templados son los insectos descortezadores, pero lo preocupante es que aumentaron en número, favorecidos por el cambio climático y están ocasionando la mortalidad de cientos de árboles.
Informaron que una solución inmediata es el retiro de ramas contaminadas, mismas que deben quemarse o enterrase para evitar la contaminación de árboles saludables.
está enfermo
De acuerdo con el recorrido de especialistas, el bosque está enfermo y desaparecen pinos de entre cinco y 50 años de edad, como resultado de estas plagas.
En el recorrido se identificaron agentes descortezadores, como el mayate o escarabajo barrenador y el tizón de coníferas o defoliador de pinos a una altura superior a los tres mil 200 metros sobre el nivel del mar.
Cabe mencionar que de no actuar con responsabilidad, el 12 por ciento de bosque que sobrevive en estas latitudes enfermará y morirá en un año, dejando suelos erosionados. 

*el tip
¿Qué esperan?
Por cada hectárea de bosque hay de mil 100 y mil 500 árboles, -principalmente pino y oyamel- lo que significa que entre 440 y 600 árboles están en algún grado de enfermedad.
Se desconoce cuántos han muerto y el porqué las autoridades forestales y de cuidado al medio ambiente, como la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), la Comisión Nacional Forestal (CONAFOR) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), no han actuado.