Por Mauricio Flores  /  columnista

¿Por qué crece Oaxaca?

Hay dos componentes detrás de la estadística que muestra a Oaxaca con crecimiento notablemente por arriba de la media nacional en 2018: a) políticas públicas del Gobierno de Alejandro Murat para atraer inversión privada, reestructurar deuda pública y mantener la gobernabilidad; b) el vital empuje y creatividad de quienes habitan una entidad históricamente convulsa, a veces incomprensible pero siempre entrañable.

Con un PIB que en 2018 se expandió 4.8% (el nacional estancó en 1.9%), Oaxaca rompió un período de 12 años de  1.84% anual promedio: en ese período la actividad productiva en la entidad estuvo 30%  debajo de la mediocre expansión económica que fue del gobierno de Vicente Fox hasta el último tercio del mandato de Enrique Peña, según el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados.

Pero del nuevo crecimiento, lo que destaca las cifras del Inegi, que lleva Julio Santalla, es que en 2018 en Oaxaca las actividades manufactureras en aceleran casi 5%; la minería acumuló 1.9% de expansión casi 24% la construcción y cerca de 2% los servicios. A ello contribuyó la reestructura de pasivos que ejecutó Murat Hinojosa por 12 mil millones de pesos con Santander que lleva Marco Martínez y con Banobras que hoy dirige Jorge Mendoza, abriendo espacios para inversión pública en infraestructura; en tanto que el reordenamiento normativo y la participación en las macroruedas de negocios de la Alianza del Pacífico estimulan la inversión privada en minería, servicios y eventualmente energía.

Por su parte, la manufactura ligera se liga a sectores socialmente exitosos como el mezcal, cuyo consejo regulador preside Hipócrates Nolasco, y el turístico -encabezados por Marco Antonio Díaz- que articulan los atractivos culturales y gastronómicos con sol y playa. En tanto que las remesas (1,731 millones de dólares en 2018, ganados con dolor y la añoranza) agilizan el consumo.

Esto revela que con Murat Oaxaca rompió una caída profunda que inició con Diódoro Carrasco y que ancló Gabino Cué; una primera victoria sobre la pobreza y el estancamiento pero que aún distan de ser superados.

Examen Aéreo

Que este fin de semana el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió con el secretario Javier Jiménez Espriú, el subsecretario de transportes Carlos Morán y el director del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México, Gerardo Ferrando, para analizar la propuesta de “aeropuertos corona” del valle de México tras la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, y resolver la saturación extrema que padece el actual AICM. El problema es de dinero pues sólo hay 3 mil millones de pesos presupuestados por la SHCP para Aeropuertos y Servicios Auxiliares y unos 900 millones para los primeros estudios de viabilidad para transformar la base militar de Santa Lucía en aeropuerto civil. Es de esperar una solución de gran alcance.

CFE transfiere a Cenagas

Hoy Manuel Bartlett presenta su plan eléctrico; los anuncios de presuntos actos de corrupción en la Comisión Federal de Electricidad son la parte mediática pues lo relevante será la ingeniería financiera y la eventual transferencia que haga de su red de ductos al Centro Nacional de Control del Gas Natural -a cargo de David Madero-  a fin de aligerar sus y así apalancarse en mejores condiciones para invertir en generación y transmisión.

mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano