Orizaba.- aunque se carece de un estudio clínico sobre las repercusiones o dolor que causa el  bullying, se sabe que tiene el mismo impacto para un niño de primaria que para un adolescente de bachillerato, sólo que los jóvenes pueden cometer actos irracionales como el suicidio.

El director de la Universidad Pedagógica Veracruzana (UPV), Juan Alberto Flores Rosales informó lo anterior e indicó que según su experiencia y el análisis de la conducta de algunos muchachos, en el nivel medio superior el joven puede atentar contra su propia vida.

Añadió que en otros casos puede cometer actos graves, porque ya tiene los elementos para poder hacerlo.

Reiteró que el problema es grave y no hay estudios serios sobre el tema en la región, pero el bullying es un fenómeno extendido y la violencia que ha escalado de manera exponencial en la sociedad se refleja ahora en las escuelas.

“Hablamos de que un 25 por ciento de jóvenes de un colectivo padece alguna forma de bullying; pero de llegar a extremos fatales por lo menos dos o tres personas piensan que la solución al sufrimiento que afrontan es el suicidio, porque no soportan la situación de agobio, agresión y soledad, que es el principal factor que detona este fenómeno”, indicó.

El profesor que lleva más de 30 años en la docencia, aseguró que sabe de casos de muchachas o jóvenes que marginados y señalados por sus compañeros toman decisiones fatales, de ahí su preocupación.

“Tal vez el dolor es el mismo, pero las consecuencias son mayores, porque en la adolescencia los jóvenes hacen actos irreflexivos, ilógicos; orillados por la desesperación,  falta de apoyo, de afecto y por la inmensa sensación de soledad que tienen”, sostuvo.

 

Matilde De los Santos Parada

El Buen Tono