Para reforzar la seguridad en la zona limítrofe de Veracruz y Puebla, que comprende 69 municipios, los gobernadores Cuitláhuac García Jiménez y Miguel Barbosa Huerta acordaron una serie de acciones que permitan la construcción de la paz y la tranquilidad que la población merece.

En este sentido, habrán de compartir diagnósticos de los índices delictivos; actuar en operativos conjuntos con fuerzas federales; intercambiar información de inteligencia y mantener la coordinación con la Federación, a través de las mesas para la Construcción de la Paz que el Presidente de la República ha implementado en todo el país.

Asimismo, fijar puntos de revisión donde habrá una inversión bipartita, incluyendo módulos semifijos e itinerantes, en 36 municipios veracruzanos y 33 poblanos, en los que actualmente los índices delictivos son altos, por lo que los recorridos de vigilancia conjuntos iniciarán el 01 de septiembre.