• Al menos 60 comercios cerraron definitivamente por la pandemia y la Canaco teme que el número aumente en las próximas semanas

ORIZABA.- Debido a la toma de decisiones equivocadas y a la falta de un plan estratégico para la reactivación económica el presidente municipal, Igor Rojí López, deprime la economía local y propicia la quiebra de empresas, así como el crecimiento del desempleo.
Con base en declaraciones del presidente de la Camara Nacional de Comercio (Canaco), Francisco Jiménez Haces, la implementación de excesivos filtros sanitarios en el Centro Histórico de Orizaba provocó el cierre definitivo de al menos 60 comercios y con ello se pierden muchas fuentes de empleo permanente.
Por lo anterior, Jiménez Haces exhortó al alcalde orizabeño a retirar estos filtros que prácticamente han estrangulado al comercio local, lo que repercute directamente en la economía de las familias orizabeñas. “Nosotros sí pedimos y queremos que ya se abra y se levante (el filtro sanitario). Tenemos que aprender esta nueva forma de vida y ya depende de cada quien si lleva o no las medidas necesarias”, señaló.
El dirigente empresarial dijo que de continuar con la necedad del alcalde, las próximas semanas más comerciantes de declarararán en quiebra ante la falta de ventas, de apoyos y del exceso de filtros, que de nada han servido puesto que Orizaba es una de las ciudades con mayor número de contagios de COVID-19 en el estado.