in

Sacerdotes en Nicaragua denuncian que son perseguidos políticos

ADD

AGENCIA

Nicaragua.- Tres sacerdotes nicaragüenses informaron esta semana que han sido objeto de persecución por parte del gobierno del presidente Daniel Ortega, que habría enviado a oficiales de la Policía Nacional a sus templos.

El caso más reciente que se conoció fue el de monseñor Rolando Álvarez, conocido por ser crítico de la actual administración de Managua en sus homilías.

Álvarez dijo que, desde horas de la mañana hasta la noche del jueves, fue “perseguido por la policía” sin justificación alguna.

El asedio comenzó con su jornada en la iglesia, sin embargo, escaló hasta su vivienda, violando su privacidad, según afirmó: “Entraron a mi círculo familiar, llegaron a mi casa privada, familiar… poniendo en riesgo la seguridad de mi familia”, afirmó el religioso en un video publicado en su cuenta de Facebook.

Expuso además que mientras se dirigía a realizar otra diligencia también habría sido perseguido, por lo que tomó la decisión de resguardarse en un templo en Managua, desde donde empezaría una huelga de hambre indefinida hasta que le garanticen su seguridad

“Desde hoy comienzo un ayuno de agua y suero indefinido hasta que la Policía Nacional, a través del presidente o vicepresidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua me hagan saber que van a respetar mi círculo y privacidad familiar”, dijo el sacerdote.

También el sacerdote Harving Padilla, denunció la misma situación; él dirige una iglesia en la ciudad de Masaya, al sur de Managua. El oficialismo responsabiliza a Padilla de supuestos hechos cometidos en abril de 2019.

Padilla dijo que tenía “parroquia por cárcel”, luego de que oficiales de la Policía también se apostaran en las afueras del templo evitándole hacer sus diligencias cotidianas.

“La persecución es a la Iglesia Católica, no solo contra un sacerdote, porque el objetivo es callar a la Iglesia en el servicio pastoral y sacerdotal que hacemos”, dijo el religioso.

El sacerdote Uriel Vallejos, quien dirige una iglesia al norte de Nicaragua, denunció supuesto asedio en su contra mientras realizaba una actividad personal esta semana.

“Me tomaron fotografías y luego esperaron que saliera y estaban otros agentes, quienes pidieron documentos al conductor, y luego me exigieron presentar mis documentos personales, a lo cual me opuse porque no conducía”, aseveró Vallejos.

Superiberia

De estadio a ‘chiquero’

Paso del Macho, el municipio de los baches