Coetzala.- Para exigir que se frene la violencia contra las ediles, empleados municipales “tomaron” ayer el Palacio Municipal y acusaron aquel personal del alcalde, Joaquín Fortino Cocotle Damián, las amenazó.
Policías municipales también se sumaron a la protesta, suspendieron sus labores y dijeron estar a favor de la erradicación de la violencia política de Género.
Recordaron que el presidente municipal asumió el cargo, luego de la muerte de su antecesor Gerardo Tirso Acahua Apale, a causa de COVID-19, pero realizó acciones que atentan contra la síndico y regidora.
Hicieron notar que el nuevo funcionario llama a los ediles por las noches para exigirles que voten a favor de las propuestas que lleva al Cabildo.
Los inconformes aseguraron que violenta sus derechos laborales y junto con su asesor trata de imponer sus condiciones, lo que no están dispuestos a permitir, por eso decidieron protestar.
Precisaron que están dispuestos al diálogo, pero sin la intervención del asesor del alcalde, debido a que lo influye negativamente y además no es del municipio. “no queremos a personas ajenas en nuestra localidad”.

*el tip
Conflicto
Hasta el cierre de esta edición, los quejosos informaron que el alcalde, Joaquín Fortino Cocotle Damián, no se había presentado al lugar, por lo que seguirían con su movimiento.