Houston.- “Hasta que sepamos que el precio de nuestra vida es el mismo que el precio de la vida de los blancos, volveremos a estas situaciones una y otra vez”, declaró ayer el activista estadounidense por los derechos civiles, Al Sharpton, al encabezar los discursos de las exequias del afroamericano George Floyd.

Las protestas antirracistas, que llegaron al día 15, desatadas por la muerte de Floyd en un arresto policial, se fundieron en una nueva advertencia para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y para los líderes del país: “el movimiento no descansará hasta que obtengamos justicia. Hasta que tengamos un estándar de justicia”, declaró Sharpton en Houston, donde amigos, familiares y manifestantes acompañaron el último adiós.

Al Sharpton emitió una aguda reprimenda a Trump: “cuando denunciamos la violencia, el presidente habla de traer al Ejército. Pero no ha dicho una sola palabra sobre los ocho minutos y 46 segundos” que motivaron la muerte de George.

“Hasta que sepamos que el precio de nuestra vida es el mismo que el precio de la vida de los blancos, seguiremos volviendo a estas situaciones”, reveló Al Sharpton, Activista.

El activista también acusó al mandatario de “dar prioridad a poner fin a las protestas sobre encontrar soluciones para poner fin a la brutalidad policial”, y lo criticó particularmente por su sesión de fotos frente a una iglesia de Washington.

“Estás planeando cómo puedes darle un giro a las protestas en lugar de lograr justicia. Despejas a los manifestantes pacíficos y luego tomas una Biblia y caminas frente a una iglesia que jamás visitaste (…) ésa es la maldad que existe en las altas esferas”, condenó el también reverendo.

Durante su discurso, celebró las protestas pacíficas y el hecho de que muchas personas blancas se unan al clamor de justicia en Estados Unidos y en el mundo.

“Nunca pensaron que verían a jóvenes blancos marchando como lo están haciendo ahora. En todo el mundo, he visto nietos de amos esclavistas derribando estatuas de amos esclavos. He visto a blancos que se saltaron el toque de queda diciendo que las vidas afroamericanas importan. Dios siempre usa personas improbables para hacer su voluntad”, agregó.