Orizaba.- Tras advertir que nadie está por encima de la autonomía municipal, el regidor de Obras Públicas, Eustacio Mendizábal Pérez afirmó que no hay ningún trámite legal que dé por hecho el cambio de uso de suelo del inmueble de Mier y Pesado.

Precisó que aún funciona como asilo y que presuntamente sería convertido en una plaza comercial.

Dijo que si es como se ha dicho que está en venta la propiedad privada, que hay compradores, que vale 40 millones de pesos y se logra un acuerdo político entre los gobiernos estatal y municipal, debiera incluso adquirirse para conservarlo.

Lo anterior con la finalidad de que no corra la misma suerte que el ex convento de San José que ha quedado en el abandono y ninguna instancia determina su situación jurídica, aseveró.

Consideró que si se ponen de acuerdo los gobiernos estatal y municipal, hasta podría crearse un recinto cultural para que tenga conservación, pero además es una obligación “si no hay esa capacidad y voluntad política para ponerse de acuerdo, tenemos que dar paso a otras alternativas porque si no ese edificio se nos va a caer en pedazos”.

Pero si la pretensión es hacer una plaza comercial con las especificaciones necesarias, debe apoyarse, que se sume el gobierno local, que forme parte del proyecto para que se conserve en la medida de lo posible su autenticidad porque se trata de inversiones, de provocar un desarrollo, como autoridad no pueden negar un permiso de forma tajante, expresó.

 

Matilde De los Santos Parada

El Buen Tono