• El ‘Güero Saavedra’ fue ultimado a balazos el martes y nadie se dio cuenta del hecho

Tezonapa.- Detectives de la Fiscalía General del Estado (FGE), mantienen investigaciones en Motzorongo para identificar a los sicarios que el martes pasado en la noche ejecutaron al hijo del ex comandante de la Policía Municipal de Cosolapa, Oaxaca, Edmundo Saavedra.
“El Güero Saavedra”, de 28 años de edad, resultó con varios balazos en el cuerpo y uno en el cuello que le provocó la muerte al instante.
Informes preliminares indican que los criminales siguieron a su objetivo al detectarlo en el parque de Motzorongo, cuando se dirigía a la casa de su hermana con quien actualmente vivía.
A pesar de que se trata de una zona de paso constante de vehículos, ninguna persona se dio cuenta de la situación, ya que los moradores de viviendas cercanas dijeron que se tiraron al piso al escuchar las detonaciones, por lo que no pudieron aportar datos.
De acuerdo con la familia, “El Güero Saavedra” estaba por irse a trabajar a Puebla.
Aún cuando era originario de Laguna Chica, desde hace un tiempo llegó a vivir a la casa de una hermana, cerca de donde fue su ejecución.
Los responsables lo seguían desde de la calle principal hasta la casa donde cayó malherido y ahí lo remataron a quemarropa sin que nadie se diera cuenta.
El asesinato ocurrió a las 23:00 horas del martes. Edmundo Saavedra, hijo del ex comandante Saavedra, se dirigía a la casa de su hermana caminando sobre la calle principal.
En el parque fue interceptado por sujetos armados que lo siguieron durante varios minutos hasta la parte trasera de una casa donde dispararon en varias ocasiones con rifles de asalto R-15 y arma calibre .45.
La víctima quedó tirada en el camino y malherido como se encontraba se metió a una vivienda donde fue baleado y después rematado de un balazo en el cuello.
Los delincuentes confirmaron la muerte de su objetivo y desaparecieron del lugar sin problemas con ninguna autoridad.

*el tip
Pendientes
Hasta anoche, la Policía carecía de avances o indicios que confirmen la identidad de los agresores, ya que según dijeron desaparecieron con la armas en la mano.