Las autoridades de Singapur han aprobado la regulación que abre la puerta a la venta de carne cultivada en laboratorio, informa este miércoles la compañía Eat Just, y se convierte en el primer país del mundo en permitir este producto.

El fabricante, con sede en la ciudad estadounidense de San Francisco, podrá vender en la ciudad-Estado bocaditos de pollo elaborados a través del cultivo de células y que evita el sacrificio de animales.

La Agencia para la Seguridad Alimenticia de Singapur realizó un extenso análisis sobre el producto para asegurar que es un alimento apto para el consumo, apunta en un comunicado Eat Just, que ha creado la marca good meat para el comercio en el país asiático.