La sonda Perseverance de la NASA, que despegó a bordo de un poderoso cohete Atlas V en el cielo matutino, sufrió un problema y hasta el momento no se sabe las consecuencias que podría tener este desperfecto.

Los datos indican que la nave espacial ingresó en un estado conocido como modo seguro, probablemente porque parte de la nave espacial se encontraba un poco más fría que lo esperado mientras (…) se encontraba en la sombra de la Tierra”, dijo la NASA, que agregó que la misión estaba evaluando completamente el estado del artefacto.