Una mujer de 42 años, originaria de Kansas, Missouri, sufrió una de sus peores pesadillas al someterse a un tratamiento de microblandig, que tras ser mal realizado, le dejó la apariencia como si tuviese cuatro cejas.

La fémina, identificada como Jami Ledbetter, recibió como regalo de sus hijas el microblandig, el cual es un proceso que consiste en la restructuración de la ceja con la finalidad de darle forma.