Orizaba.- ­Trabajadores de Talleres y Aceros (Tyasa), empresa asentada en el corredor industrial de Ixtaczoquitlán, fueron notificados este miércoles, a través de una circular publicada en la tabla de avisos, que no recibirán utilidades debido a que la empresa no alcanzó su rango de ganancias para distribuir ese recurso que, de acuerdo a la Ley, se les debe entregar durante este mes de mayo.
Esta noticia no sólo impactó a los trabajadores, sino a las familias completas de los obreros, quienes tenían la esperanza de contar con un dinero extra para sobrellevar la contingencia sanitaria por el COVID-­19.
Lamentaron que los empresarios se encuentren entregando despensas, comidas de manera diaria a la ciudadanía de escasos recursos, así como insumos y materiales al Hospital Regional de Río Blanco, y ahora intenten dejar desprotegidos a los obreros de esta empresa transnacional, cuando ellos hacen que funcione esta planta acerera.
“No les quieren dar utilidades, les están quitando los bonos y a lo mejor sí, el trabajador gana más de un salario promedio, pero es por riesgo de trabajo, muchas personas de ahí han salido sin dedos y la mitad de un pie y no se vale que al trabajador simplemente se le diga no te voy a pagar, no va a haber dinero”, señalaron los obreros.
Incluso, los afectados revelan que las represalias ya se han hecho patentes para quienes han denunciado estas anomalías por parte de la empresa, pues perdieron el trabajo, ya que no permiten que se les exhiba por no cumplir con sus obligaciones y ,prueba de ello, lo ocurrido en el mes de noviembre en donde despidieron a 40 personas.