Yanga.-   Al menos 100 personas de la congregación del Huapinole, no gozan del servicio de agua potable y alcantarillado que se supone debería de ofrecer la Comisión de Agua del Estado de Veracruz (CAEV), que actualmente controla los servicios en el municipio. Tras una reunión con el alcalde Pascual Alvarado, éste les prometió que la obra dará inicio en un periodo no mayor a ocho días.

Unas 20 personas, en su mayoría mujeres se manifestaron en una forma pacífica en el Ayuntamiento, donde fueron recibidas por el Alcalde, a quien le solicitaron ser el mediador para resolver la problemática.

Dicha reunión duró poco más de media hora, donde los habitantes le manifestaron su inconformidad por la falta de agua, drenaje y servicios elementales como pavimentación, guarniciones y banquetas.

Y es que le exigieron sea el terciario con el aparato estatal, debido a la falta de atención que han tenido con esta zona que no cuenta con los servicios necesarios y pone en riesgo la salud, principalmente de los menores de edad y adultos mayores.

“Desde que se inició nuestra comunidad hace más de 20 años, nunca se nos ha proporcionado el agua potable, al contrario estamos cada vez peor, por eso ahora le pedimos al Munícipe que interceda con nosotros ante la CAEV”, dijo Argelia Alejo, habitante de este lugar.

Reunidos en el Palacio Municipal, los habitantes de este sitio dijeron esperar a que las autoridades les brinden el servicio y logren mejorar su calidad de vida.

“Esperamos que ahora sí nos hagan caso, porque sólo contamos con un pozo donde todas lavamos ropa y obtenemos agua para las casas, pero no es suficiente, queremos tomas domiciliarias”, reiteraron.

Por otro lado confiaron que esta semana la CAEV, les solicitó un pago de al menos 1 mil pesos, para poder dar el servicio, mismo que podría provenir de la tubería que conecta con el sistema Siete Aguas, proveniente de la zona de Omealca y Cuichapa.

 

 

José Vicente Osorio V

El Buen Tono