Córdoba.- Desafortunadamente el municipio cordobés con el paso de los años se ha convertido en una bomba de tiempo debido a la gran cantidad de gasolinerías y depósitos clandestinos de hidrocarburos que operan en la localidad, con el consentimiento del Gobierno municipal que encabeza Francisco Portilla Bonilla.

El número de estaciones de gasolina que operan en el municipio ha superado  por mucho las necesidades de los cordobeses, siendo que durante la administración municipal de Portilla Bonilla -el alcahuete de Lavín-, éstas han alcanzado un boom.

Al ser construidas con permiso del Gobierno, sin que se cuente con estudios de impacto ambiental o el visto bueno de las autoridades de Protección Civil, inclusive ignorando las peticiones de la ciudadanía de frenar el crecimiento desmedido de este tipo establecimientos.

 

Temen por su vida

Tras la posible operación de dos nuevas gasolinerías a pocos metros de zonas habitacionales en diferentes puntos de Córdoba, vecinos se mantienen en alerta por el temor de que éstas se instalen cerca de sus viviendas.

¡No vamos a permitir que se instale una gasolinerías! ¡Es una bomba de tiempo!, estos fueron algunos de los señalamientos que hicieran vecinos de los predios ubicados en calle 9 avenida 25 y 27, así como en el localizado en calles 18 y 20 del fraccionamiento Lomas en los cuales se autorizara el cambio de uso de piso desde el pasado miércoles en sesión de Cabildo municipal, para la posible construcción de dos nuevas gasolinerías.

El temor de los vecinos, se debe principalmente a que advierten se pone en riesgo a todas las familias que habitan alrededor de este lugar, además de que se convertirá en un serio problema de contaminación que afectará su salud.

Kenia Cázares, vecina de uno de los predios, señaló que  la instalación de esta gasolinería afectará considerablemente su entorno.

Así mismo, María del Carmen Ruiz, indicó que teme que la gasolinería se instale en esta zona siendo que al no contar con servicio de agua potable el pozo que le sirve para abastecerse del vital líquido quedará totalmente contaminado.

Por su parte, Alma Rosa “X” se unió a la negativa de los vecinos ante la posible instalación de estas gasolinerías.

De igual forma Mónica “X”, quien habita en la parte trasera de uno de los  predios, enfatizó que Protección Civil no debería autorizar este tipo de construcciones en zonas habitacionales siendo que debido a que su marido se encuentra estudiando actualmente la carrera de Protección Civil conocen del tema de seguridad. 

“No estoy de acuerdo, de hecho yo trabajé en guarderías de Sedesol y esas las quitaban porque estaban ubicadas cerca de gasolinerías, y pues, no está permitido, corremos más riesgo”.

No obstante, aunque en minoría, también existen algunos comerciantes que aseguran podrían verse beneficiados con las gasolinerías, siendo que éstas incrementarían sus ingresos, comentó Jorge Reyes, comerciante y vecino del lugar, “cuando pusieron el 7/24  se aumentó el comercio, en cuestión comercial yo si apoyaría siendo que aumentaría mis clientes y horarios de servicio”.

Yessica MartÌnez Argüelles

 El Buen Tono