La Navidad

CDMX.- El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró este domingo que México ya pasó la etapa más difícil de la pandemia de COVID-19.

“No es echar al vuelo las campanas, no es cantar victoria, pero considero que ya pasó lo más difícil, lo más riesgoso”, manifestó en un mensaje videograbado desde su oficina en Palacio Nacional.

El mandatario basó su consideración en una gráfica, que presentó anoche el subsecretario Hugo López-Gatell, que muestra sin el confinamiento decretado, los casos de COVID-19 en el Valle de México se hubieran disparado a finales de marzo y todo abril y la epidemia, dijo, hubiera rebasado al sistema de salud pues no se contaban con las camas suficientes. 

“Aquí hubiésemos requerido como 4 mil 700 camas de terapia intensiva sólo para el Valle de México, ¿saben cuántas teníamos a nivel nacional? 3 mil 552 en todo el país.. no íbamos a poder atender enfermos graves”, ejemplificó. 

Reiteró que entre autoridades y ciudadanos se logró “aplanar” la curva pues nunca se pasó de mil 700 hospitalizados, ni en los momentos más críticos en el Valle de México. 

Destacó que en la Ciudad de México se cuenta con 23 por ciento de disponibilidad en camas de hospitalización general, mientras que en terapia intensiva se dispone del 42 por ciento. 

El Presidente agregó que en estos tres meses no sólo se reconvirtieron las instalaciones hospitalarias sino que se buscaron especialistas, por ello, reportó, se contrataron 46 mil 29 trabajadores de la salud. 

Explicó que fueron contratados 3 mil 936 especialistas en terapia intensiva, 7 mil 819 médicos generales, mil 435 enfermeras especialistas,  19 mil 350 enfermeras generales y otros 13 mil 489 trabajadores de la salud. 

El mandatario añadió que fue muy importante capacitar a todo ese personal, ya que en el país no había antecedentes de conocimiento de este virus, “ahora ya en los hospitales se tienen protocolos, hay capacitación”, dijo. 

En su mensaje dominical, agradeció el comportamiento de los ciudadanos que se aislaron en sus casas y de médicos y enfermeras que enfrentaron al virus en los hospitales, “ánimo, vamos adelante, ya vamos saliendo”, les dijo. 

Reiteró que después de todo lo que ya se conoce sobre el virus, los mexicanos pueden salir a las calles, cuidándose a sí mismos, con libertad, para no contagiarse. 

 “Vamos a realizar nuestras actividades, como siempre, vamos a sentirnos seguros, no tener miedo, no actuar con temores porque ya sabemos que debemos mantener la sana distancia, la higiene, ya es un asunto de nosotros”, manifestó.