• Agustín de Iturbide fue uno de los líderes más sanguinarios del realismo en Guanajuato y Valladolid, añade

Xalapa.- La violencia que se vive en diversas partes de México, entre ellas la zona Centro del estado, es resultado del cambio del sistema político, es decir, al pasar de un Estado benefactor a un modelo neoliberal, consideró el integrante del Instituto de Investigaciones Histórico-Sociales (IIH-S), de la Universidad Veracruzana (UV), Juan Ortiz Escamilla, durante una ponencia.
Asentó lo anterior durante su participación en la Cátedra “Raúl Rangel Frías”, evento que se llevó a cabo en línea y que organizó el Centro de Estudios Humanísticos de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL).


Dinámica
La plática se desarrolló a partir de una sesión de preguntas al académico de la UV, hizo un breve y rápido recorrido histórico por las diferentes guerras, revoluciones y movimientos civiles violentos que vivió el país. 
En el conversatorio “Guerra y violencia en México. Pasado y presente”, empezó por la guerra de Independencia, la cual fue prolongada y violenta, donde murió el 10 por ciento de la población, en un país con seis millones de habitantes. 
Pese a que existen varios trabajos sobre el tema,  manifestó que aún persiste un sesgo ideológico; es decir, está de por medio la religión católica, lo que es un obstáculo para dar una explicación más amplia a un problema tan complejo como fue dicho conflicto, 
“Podemos apreciar que en 1810 hubo una guerra de religión, una parte del bajo clero y los feligreses se insurreccionaron y en medio de la contienda estuvo la Virgen María representada por la Guadalupana y la de los Remedios”, expresó el ponente. 


Diferencias
Destacó que la violencia se dio en los dos bandos, con la diferencia de que los insurgentes ejecutaban a los españoles y a los ricos; mientras que los realistas mataban al pueblo, a las clases populares. 
Agustín de Iturbide, afirmó, fue uno de los líderes más sanguinarios que tuvo el realismo en Guanajuato y Valladolid, por eso lo destituyeron en 1816, por las ejecuciones sumarias de personas inocentes; sin embargo, reapareció cuatro años después como comandante del Sur. 
¿Cómo es que un señor (Iturbide), que andaba masacrando pueblos se presentó  como libertador?, le preguntaron.
“No debemos olvidar que el Ejército Trigarante está conformado en su mayoría por ex realistas, quienes masacraron pueblos”, añadió. 
Mencionó que la violencia y la guerra están implícitos en todos los proyectos de construcción de un Estado, a veces para bien y otras para mal y la Guerra de Reforma no fue la excepción, hubo demasiada muerte, más que en la guerra de Independencia. 


Objetivos
“Guerra de Reforma fue a muerte, total, con una violencia terrible para todos, hubo fusilamientos y muerte durante tres años, fue terrible, pero sentó las bases de la nación. Fue civil violenta y encarnizada”, declaró. 
Posterior a la conformación del Estado, volvieron a presentarse movimientos violentos en diferentes puntos del país, dándose la Revolución Mexicana, acontecimiento en el que ya no apareció el componente religioso. 
“La mayoría de los caudillos fueron fusilados o ejecutados. Fue muy distinta a las anteriores, hablamos de una guerra moderna, donde estuvieron agrupados y organizados en torno a un líder, algo que anteriormente no se dio”, dijo. 


Desafio
Apuntó que el gran reto para los próximos años fue “cómo domesticar al guerrero”, cómo hacer que las personas dejaran de hacer la guerra y creyeran en las instituciones.
Los líderes tuvieron una clara idea de institucionalizar la Revolución y crear instituciones, el gran mérito fue la Constitución de 1917, que sentó las bases de lo que sería el nuevo Estado, enfatizó durante su participación en el evento.


Actualidad
Respecto a la violencia que se vive en el país, Ortiz Escamilla opinó que tiene relación con el cambio de sistema político en el país: del Estado benefactor al modelo neoliberal. 
“Se desmantelaron las empresas paraestatales bajo la idea de adelgazar los gastos del Estado y acabar con la corrupción, lo que derivó en la privatización de la tierra y recursos naturales, fueron los campesinos los primeros afectados, al no crearse una figura que sustituyera a los vacíos dejados”, agregó.
Precisó que esa parte fue cubierta por el crimen organizado, primero ofreciendo préstamos y luego comprando las tierras de los agricultores. 
Crimen
Fue así que inició una fuerte relación crimen organizado-campesinos-sociedad y se ve a los primeros como sus salvadores, es el problema que se arrastra desde hace 30 años, refirió el académico.
La importancia de los historiadores, explicó, es que tienen un compromiso moral con la sociedad, deben buscar el origen de los problemas actuales y permite comprenderlos, hay experiencias del pasado que pueden ser aprovechadas. 
Dio a conocer que no se imaginó que el país atravesaría por un nivel de violencia como el actual, resultado de la disputadel territorio nacional por diferentes grupos delincuenciales.
Por otro lado, subrayó, se encuentra el Estado que trata de tomar el control y poner orden; la sociedad queda en medio de todo ello. 

Afectaciones
“¿Qué sucede? Es muy delgada la línea que separa al ciudadano honrado del delincuente; además, la violencia y la lucha por el control de territorios se desarrolla en las poblaciones, por eso hay muchos daños colaterales y pérdidas de muchas vidas . 
”El Estado hace intentos por mejorar y acabar con el crimen organizado, pero se debe tomar en cuenta a la población civil, es parte del problema porque está inmersa en los frentes de guerra, es un tema muy complejo, no es solución inmediata”, manifestó. 
“Son varios problemas que debemos estudiar a profundidad; parte de la solución está en la sociedad civil, las personas están cansadas de tanta violencia”, remarcó. 

*el tip
Situación
El hostoriador Juan Ortiz Escamilla consideró que el sistema judicial debe mejorar y modernizarse, al igual que los servicios de seguridad nacional.No debe olvidarse que la violencia aumentó cuando se retiraron del sistema educativo los libros de ética, filosofía y civismo.