Córdoba.- A un año, un día que ocurriera el atentado en contra del periódico “El Buen Tono” en Córdoba, perpetrado por facinerosos que respondían a los intereses de alguien que no respeta la libertad de expresión, aún no hay avances sobre las investigaciones que, se supone, realiza el personal de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE).

A pesar que algunos medios de comunicación oficialistas -pagados- tienen casi en un nicho al titular de la PGJE, Amadeo Flores Espinosa, tras la supuesta captura de los asesinos de la periodista Regina Martínez, el fiscal jamás se ha dignado a ofrecer alguna declaración en torno a la situación de las indagatorias sobre el atentado en contra del rotativo, pese a que se dio a conocer un video en donde se aprecian los rostros de los malvivientes que quemaron una parte de sus instalaciones.

Aquella noche, 18 sujetos armados ingresaron a las oficinas del rotativo y además de destrozar computadoras y teléfonos, rociaron gasolina y le prendieron fuego.

Pese a que a escasos metros había una cámara del C-4, el Procurador se negó a dar a conocer las imágenes y tampoco devolvió los videos tomados por las cámaras de seguridad de esta empresa.

 Ahora “El Chilango” declara quién lo mandó a incendiar El Buen Tono, teniendo así, al autor intelectual y al material. ¿Qué sigue?