México, D.F.- Pasión extrema, aderezada por casi 74 mil almas en el Estadio Azteca, inyectó futbol y corazón al revitalizado “Clásico Joven”, que tras una épica batalla y 1-1 en 95 minutos, se resolvió en penaltis (5-4) a favor del Cruz Azul. Sí, “El Piojo” se perdió, una vez más, su primera final como americanista, en el torneo de Copa, luego de vencer a las Águilas desde los 11 pasos, para cobrarse la afrenta en el certamen de Liga.

Sorpresivamente, Miguel Herrera preparó, de entrada, una ensalada defensiva, porque anoche se olvidó de atacar y sólo ofendió a sus seguidores, extrañados de ver hasta cuatro jugadores que suelen jugar como centrales y quienes simplemente no sabían hacia dónde correr.

Los goles se registraron luego de un saque de banda, Pablo Barrera localizó por el centro al “Chacho”, quien inesperadamente se hallaba solitario y de zurda fulminó a Hugo González, para el 1 a 0. 

Hasta que al 62’, un cabezazo de Mina, a centro de Aldrete, superó a “Chuy” y devolvió el alma al descorazonado “Piojo”, para el 1 a 1. El resto del compromiso y con un Cruz Azul que logró jugar 60 minutos de su mejor futbol, no aguantó más y regaló toda la cancha para que el América se volcará al frente, sin lograr nada; incluso la Máquina estuvo cerca del segundo en un cabezazo de “Chuleta” Orozco que erró frente al marco rival. Al final el silbante Jorge Rojas decretó que todo se debería resolverse desde los 11 pasos.

En esa instancia, Aquivaldo Mosquera falló el penalti decisivo, al proyectar su cobro a las tribunas del Coloso de Santa Úrsula, donde aún hoy le cobran boleto al multicriticado “Capitán de Agua” que inmortalizó su ex compañero Ángel Reyna.

 

Agencia