Huatusco.- En total abandono se encuentra el paralibros que se colocó en la ciudad de Huatusco por parte de la Comisión Nacional de Cultura y las Artes.
Los candados oxidados y los rótulos ya prácticamente inexistentes confirman las condiciones en que se encuentra el lugar, al igual que los libros, que están maltratados.
Fue en 2013, que la Casa de Cultura gestionó con apoyo del Ayuntamiento dos de estos módulos, pero sólo uno de ellos fue autorizado y se colocó en el parque Ignacio
Zaragoza. Aunque los primeros meses este espacio brindó atención a la ciudadanía, principalmente a niños y jóvenes, al llegar al poder Santiago Chicuellar Aguilar no sólo se dejaron de promover actividades, sino que se le dejó de dar mantenimiento.
Dentro de las estructuras metálicas aún permanecen libros como “Microbios de Luz” de Gerardo Cornejo; “La Esclavitud, un comentario sobre el caso de Xalapa 1694-1706” de José Roberto Sánchez y “Las Raíces de la Ceiba”, de Luis Antonio Rincón García, entre muchos otros.
Los llamados Paralibros fueron una estrategia del CONACULTA para fomentar la lectura y se nombraron así porque se asemejan a una parada de autobús, con la diferencia que en la estructura se resguardan libros de varios autores y temas, que son prestados a niños, jóvenes y adultos por un determinado lapso de tiempo.