El Congreso aprobó un proyecto de emergencia que permitió evitar el cierre parcial del gobierno y ganar tiempo para las lentísimas negociaciones finales sobre un paquete de alivio económico por el covid-19 de casi 1 billón de dólares.

Las conversaciones siguen su curso, dijeron ambas partes, pero la solución de los últimos desacuerdos presentaba dificultades.

Se habló de sesionar durante el fin de semana, y los líderes de la cámara baja esperaban votar el domingo sobre el paquete, que incluye buena parte de las tareas inconclusas del gobierno en un texto monstruoso de 30 centímetros de grosor.