• Advierten especialistas
  • Será hacia mediados del año que se presenten indicios de mejora
  • La aprobación de un incremento de 15% a los salarios mínimos generales, es una medida inoportuna en un momento de fragilidad excesiva de la economía.

CDMX.- Ha sido un año complicado, muchos han perdido sus empleos y otros más han visto disminuciones de su salario… y 2021 no pinta mejor.
La economía mexicana iniciará débil el 2021 y con una recuperación inercial que peligra ante los nuevos confinamientos en la Ciudad de México y el Estado de México, alertó el Centro de Estudios Económicos del
Sector Privado (CEESP).
El organismo de análisis que dirige Carlos Hurtado López señaló que será hacia mediados del año que se presenten
indicios de mejora.
“A juzgar con la información disponible hasta ahora, la recuperación económica será solamente inercial, debido a la ausencia de señales de un apoyo decidido por parte de las autoridades a la conservación de la planta productiva, el empleo de millones de hogares”.
Dijo que sin los apoyos de las autoridades la recuperación inercial peligra, en vista de la nueva restricción de actividades en la Ciudad y el Estado de México a partir del
pasado 19 de diciembre.
“El entorno actual y el que se avecina demandan acciones decisivas para apoyar la actividad económica. Las autoridades harían bien en considerar la importancia de proteger el empleo, así como la viabilidad de las fuentes de trabajo. El discurso político se puede agotar cuando la población perciba que los programas sociales asistenciales solamente son paliativos”.
El CEESP detalló que en la última Encuesta de Expectativas del Banco de México el pronóstico promedio anticipa que durante este año la economía caerá a una tasa promedio de 8.99%, luego de que en la encuesta previa anticiparan una baja de 9.10%.
Para 2021 se prevé un repunte de 3.54%, superior al 3.29% estimado previamente. Para los próximos 10 años se pronostica un crecimiento promedio de 2%, ligeramente mayor al pronóstico previo de 1.94%.
“Si bien las expectativas han mejorado ligeramente, ello no implica que la perspectiva apunte al inicio de un proceso de recuperación, simplemente la economía retoma su evolución inercial de
antes de la pandemia”.

SALARIOS
El CEESP consideró que las señales del Gobierno no generan optimismo, pues la aprobación de un incremento de 15% a los salarios mínimos generales y profesionales en toda la República para 2021 es una medida inoportuna en un momento de fragilidad excesiva de la economía y falta de liquidez de las unidades productivas.
Señaló que, además de obstruir la recuperación del empleo formal, el aumento podría convertirse en un peso importante para las empresas, particularmente las micro, pequeñas y medianas empresas, propiciando la necesidad de reducir sus plantillas laborales por el elevado costo de
contratación.
Recordó que el 99.8% de unidades productivas en el país son micro y pequeñas, que integran el 67.9% del personal
ocupado total.
“Sin duda, el aumento al salario mínimo, especialmente en las circunstancias actuales, favorece la informalidad y, con ello, puestos de trabajo menos productivos y con remuneraciones inferiores a las formales”.