Fortín.- El reacondicionamiento del panteón municipal de Monte Blanco y limpieza del mismo es efectuado por los propios pobladores de esa localidad y no por autoridades ejidales, agentes o regidores en turno, los cuales mantienen este camposanto sin trabajo alguno, pues si no fuera por la cooperación de los lugareños, el cementerio estaría olvidado y lleno de maleza.

Después de que El Buen Tono publicara una nota en la que el regidor segundo encargado de la comisión de panteones, Pedro Martínez Olivares, indicara que ya se estaban llevando a cabo acciones en cada uno de los cinco panteones del municipio, lo cierto es que los pobladores no ven trabajo alguno de las autoridades no sólo en este año, sino de varios años atrás.

Alejo Luna García, indicó que es penoso como es que algunas autoridades “se paran el cuello” argumentando lo que se hace en el municipio y que realmente no se lleva a cabo o son los mismos habitantes los que se dan a la tarea de efectuar.

En un recorrido hecho por esta casa editorial se pudo constatar las buenas condiciones en que se mantiene la segunda sección del panteón municipal y parte de la primera sección, aunque esta pulcritud vista en todo el cementerio, no es a causa de las autoridades ni del agente municipal Lucio Flores Espinoza ni del comisariado ejidal Juventino Esperón, pues asegura Luna García que contrario a ello, entorpecen los trabajos solidarios de los pobladores.

Don Alejo Luna quién se ha volcado a tratar de cuidar y mantener limpios los alrededores del panteón municipal, así como de otras zonas de paso de servidumbre, manifestó con documentos y fotografías en mano, como es que las autoridades no se paran por ese lugar ni por accidente, siendo él, en conjunto con otros pobladores los que han estado haciendo mejoras al panteón.

Desde noviembre a julio del 2011 al 2012, dijo que se rehabilitaron las dos entradas del panteón, así como la limpieza general de retiro de maleza, basura, formación de zanjas para drene de agua e incluso el de construir una banqueta que fue cooperada por los habitantes.

Además de esta falta de “cooperación” de las autoridades que debería de ser una obligación para ellos, dijo que al contrario de ello se ha perjudicado el cementerio con varias acciones como el que el comisariado ejidal hizo al regar herbicida en las veredas del panteón.

 

Mauricio Láinez V.

El Buen Tono