Córdoba.- En forma de burla en la Dirección de Comercio municipal, que dirige Jorge Vélez, se aseguraba que en la localidad no había venta de cohetes como resultado de los trabajos coordinados que se realizaban para evitar su comercialización, siendo que éstas habían sido instrucciones del alcalde Francisco Portilla Bonilla -el alcahuete de Lavín-, sin embargo, en lo que corresponde a las  zonas cercanas al mercado Revolución y calles aledañas, éstos se ofertan al por mayor.

Algunos comerciantes se encuentran instalados de forma permanente a las afueras del zoco, poniendo en serio peligro a la ciudadanía, siendo que al almacenar cohetes y pólvora, atentan en contra del patrimonio y entorno de la población.

Otros más realizan la venta de estos artículos de forma ambulante, llevando a cuestas gran cantidad de artículos de luces aparentemente inofensivas, no obstante, si el cliente prefiere algún articulo con más potencia pude solicitarlo, “por encargo” recibiéndolos pocos minutos después.

Tal parece que en la localidad se pueden ignorar todo tipo de leyes y reglamentos, siendo que aunque se tiene la experiencia de que mal manejo de explosivos, sin duda, resulta en accidentes con consecuencias fatales, en Córdoba, la seguridad de su población es lo que menos importa para las autoridades, quienes prefieren hacerse de la “vista gorda”, antes de poner un alto a toda la corrupción que impera.

 

Niños, vulnerables

Desafortunadamente el comercio ilegal de explosivos no se daría si la ciudadanía no fomentara esta práctica, por ello, es que es importante  resaltar que ante el uso de pólvora en cualquier forma o tamaño, puede causar accidentes con consecuencias fatales principalmente en los niños.

 

Yessica Martínez Argüelles

El Buen Tono