Orizaba.- La Delegación del Transporte Público en Orizaba mostró su incapacidad para resolver la toma de la calle de Poniente 7, por los choferes de la Cooperativa de Autotransporte Dos Ríos Sumidero y sus familiares, pues argumentan que no los dejan trabajar a pesar de que cuentan con sus documentos, sólo que no están empadronados en el reordenamiento vehicular.

Tras siete horas de haber tomado la calles se registró un caos vial que molestó a los usuarios de la arteria provenientes de Río Blanco, Nogales, Ciudad Mendoza, entre otros; mientras el delegado de dicha dependencia, Felipe Enrique Bolaños Gutiérrez se negó a emitir alguna declaración, argumentando que no estaba autorizado.

Pasadas las 14:46 horas llegó el responsable de Política Regional, Álvaro Gabino, para buscar una solución al conflicto vial, sin que lograra que los inconformes “soltaran” la arteria vial, por el contrario, se generó una discusión y amenazaron con tomar otras medidas si no no se les firmaba un documento en donde se avalara su circulación, pues comentaron que llevan siete meses sin trabajar, mencionando que son 20 unidades de las que dependen alrededor de 80 familias. 

En entrevista, el representante de la línea, Rubén Octavio Torres Martínez, reconoció que por un problema ajeno no se empadronaron. Las esposas de los choferes gritaban: “¡Que los dejen trabajar!”, “¡No es justo!”; esperando que sean escuchados por las autoridades.