• Denuncian empleados
  • “Abstenerse” de votar la aprobación de una nueva gasolinera fue un “show” para engañar a los ciudadanos, dicen trabajadores del ayuntamiento

ORIZABA.- Mientras el alcalde Igor Rojí López intenta por todos los medios impedir la apertura de una nueva gasolinera en la ciudad, la familia Zairick está dispuesta a dar la pelea en el ámbito legal, es decir, el caso no está cerrado y aún el presidente municipal no puede cantar victoria.
Así lo manifestaron empresarios orizabeños ligados amistosamente con los Zairick, quienes al solicitar la reserva de su identidad, afirmaron que sí existe un trasfondo político en el tema de la nueva gasolinera en Tlachichilco.
Si bien el alcalde niega que haya un bloqueo de su parte, los orizabeños tienen una percepción diferente y están seguros de que el tema es político y es empresarial; “los Rojí no quieren competencia”, aseguraron
Empleados de Protección Civil Municipal, que hablaron con El Buen Tono, dijeron que el alcalde simula mantenerse al margen e incluso se abstuvo de emitir su voto en la sesión de Cabildo donde se sometió a aprobación, pero él da órdenes de lo que se tiene que hacer.
De manera extraoficial se conoció que está pendiente una nueva evaluación para determinar si es viable el cambio de uso de suelo para la instalación de la gasolinera, debido a un nuevo planteamiento que realizará la familia que desea invertir, pero aún está por verse que nuevas maniobras realiza el ayuntamiento.
En su derecho de réplica el alcalde niega que con su abstención frene la inversión, lo cual resulta absurdo, pues cualquier persona puede entender que si no aprobó la instalación de una nueva gasolinera, Orizaba deja de tener derrama económica y fuentes de trabajo temporales durante su construcción y permanentes, para su operación. Extraoficialmente trascendió y confirmó el personal municipal que los Zairick han contratado a un profesional equipo de abogados, quienes le darán una bofetada legal al alcalde.