ORIZABA.- Mientras la mayoría de los ayuntamientos del estado tienen inscritos a sus trabajadores en el Instituto Mexicano del Seguro Social donde reciben asistencia médica, así como prestaciones sociales y económica, el alcalde de Orizaba, Igor Rojí López, reconoce que tiene contratos con tres hospitales privados que prestan el servicio a la burocracia municipal, pero no hay transparencia con los mismos.
Cabe hacer notar que en la réplica que envía a esta casa editorial, el edil no muestra el contrato de prestación de servicios que firmó con dichos hospitales, tampoco da a conocer cuánto le cuestan a la Tesorería municipal esos servicios. También omite informar sobre el tema de los medicamentos, ¿van por cuenta de los trabajadores o quién los provee?, ¿con qué empresas se tiene acuerdo para el abasto de medicamentos?, ¿cuánto le cuesta a los orizabeños?
En opinión de algunos ediles de oposición, falta transparencia con respecto a los contratos y los términos en los que se firmaron. Sin embargo, Rojí López acepta que al revisar los contratos de servicios médicos para los empleados municipales sí “puede haber aumento”, por lo cual es evidente que El Buen Tono no miente.
En diversos medios informativos aparecieron las declaraciones del alcalde de Orizaba y también en ellos existe constancia de que cuando se le preguntó al presidente municipal si el ayuntamiento tendría que pagar un extra (encarecer los servicios) respondió categórico “Podría ser, tendríamos que ver los casos”; es decir tácitamente acepta un ajuste a la alza.