Con la apertura de la Residencia Oficial de Los Pinos al público se desató una polémica por la ausencia de muebles, obras de arte, edredones o los cubiertos antiguos de la época de Porfirio Díaz, entre otras cosas. Estos se habrían incluido en el proceso de entrega y recepción, según la administración anterior, aunque falta conocer una auditoría para depurar la lista de los supuestos faltantes y deslindar cuáles objetos pertenecen al gobierno y cuáles eran del menaje privado de Enrique Peña Nieto.

El famoso Lincoln 76, uno de los autos que trasladaba a los presidentes después de tomar posesión o en los Informes de Gobierno. Fotografías a través de cuatro décadas dan cuenta que ese auto fue parte protagónica de las dos ceremonias. En las imágenes aparece descapotable, sobrio, de carrocería reluciente. En él, los mandatarios iban de pie, mientras se abrían paso entre una multitud y los cubría una lluvia de confeti tricolor.