Córdoba.- “En algunas culturas emplear la mano izquierda es augurio de mala suerte y quienes tienen esta proclividad son discriminados no sólo por la sociedad, sino por su familia”, expuso Laila Yunes Nicolau en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM.

En la naturaleza

El cerebro tiene dos hemisferios: el derecho, que rige los movimientos de su contraparte corporal, e interviene en el arte, la creatividad, la música, la perspicacia, la intuición, los sueños, y lo espiritual; y el izquierdo, que dirige el costado opuesto y controla habilidades relacionadas con los números, los negocios, la redacción, el lenguaje, la razón, la ciencia, la analítica y la objetividad.

“Hay zurdos en todos los niveles: visual, auditivo, manual e incluso podal. La más común es que los obliguen a redactar con la mano derecha, pero en casos extremos, como en las zonas rurales de la India, no se admiten nueras con esta característica por ser de mal presagio, y en Japón no se permiten casamientos con estas personas”, comentó.