La Navidad

LIMA.- El presidente interino de Perú, Manuel Merino, dimitió este domingo 15 de noviembre al cargo luego de las violentas protestas ocurridas anoche, en las que dos personas perdieron la vida.

Merino asumió el cargo de presidente de Perú el pasado 10 de noviembre, cuando el Congreso destituyó al presidente Martín Vizcarra por incapacidad moral, término vinculado al juicio por actos de corrupción en su pasado político. Duró apenas cinco días en el cargo.

Merino anunció su dimisión en un mensaje televisado a la nación, apenas minutos después de que el Congreso exhortara al mandatario a renunciar mientras convocaba a un pleno extraordinario para encontrar una salida constitucional a la crisis y hallar un sucesor al presidente dimisionario.

El anuncio de la dimisión fue recibido con algarabía y aplausos en las calles, donde miles de ciudadanos proseguían con las protestas para pedir su salida del Palacio de Gobierno.

Sin autocrítica

Merino leyó un comunicado en el que aparentemente no había ningún atisbo de autocrítica por los sucesos de los últimos días, particularmente por los violentos incidentes que en la noche del sábado dejaron dos muertos y decenas de heridos y desaparecidos en las protestas contra su presencia en el poder.

El dimisionario mandatario se limitó a expresar sus condolencias a los familiares de los fallecidos y a los ciudadanos que ejercieron “su derecho a manifestarse”, al tiempo que indicó que los sucesos serán debidamente investigados.

Merino, que era el presidente del Congreso, también se defendió por haber asumido el poder tras la destitución de Martín Vizcarra, algo que hizo según “el mandato constitucional” y “con responsabilidad, humildad y honor”.

El Congreso de Perú destituyó el pasado lunes a Vizcarra, con 105 votos a favor, tras debatir la llamada “moción de vacancia” impulsada contra el mandatario por acusaciones de que cometió actos de corrupción cuando era gobernador de la provincia sureña de Moquegua (2011-2014).

“Desde antes que se produjera la vacancia, hubo voces que pretendieron confundir al país con que se estaba buscando sacar al presidente para postergar las elecciones y que un grupo con mi participación busque perpetuarse en el país. Soy demócrata, respeto las leyes y este es un Gobierno de transición. Nuestro primer objetivo es garantizar las elecciones transparentes y limpias. Nada ni nadie puede impedirlas”, dijo.

Merino subrayó además que “ninguna salida de esta crisis” se debe realizar fuera del marco constitucional y señaló que hasta que eso se produzca “no puede haber un vacío de poder”, por lo que indicó que todos los ministros de su Gobierno, pese a que hace horas que anunciaron su renuncia “continuarán en sus cargos hasta que la incertidumbre se pueda resolver”.

Congreso abre censura

El comunicado de Merino llegó después de que el Congreso de Perú anunciara el inicio de un proceso de censura en su contra, que se llevaría a cabo si no presentaba su carta de renuncia en forma inmediata.

El titular del Parlamento, Luis Valdez, informó a la prensa que de ese pedido de los legisladores, fruto de la violenta represión de la manifestación del sábado que ha dejado dos fallecidos y alrededor de un centenar de heridos.

Además, anunció que antes de las 18 horas se realizará un pleno extraordinario para evaluar a los nuevos integrantes de la mesa directiva del Congreso, que en virtud de la Constitución incluirá a la persona que ocupará la Presidencia de la República en lugar de Merino.

Esas personas, anunció Valdez, “aún no se ha designado ni elegido”.

Te recomendamos: