Vaticano.- El papa Francisco arremetió durante la IV Jornada Mundial de los Pobres contra la indiferencia con la que se trata muchas veces al indigente, al recordar que para ser buen cristiano no basta solo con no hacer el mal.

“A veces pensamos que ser cristianos es no hacer el mal, y esto está bien, pero no hacer el bien no es bueno”, ha señalado durante el Ángelus de este domingo, en el que ha recordado que para los cristianos los pobres son Dios.

Así, ha instado a los cristianos a no ser egoístas y a extender siempre la mano al pobre, pero sobre todo ahora que llega la Navidad. Del mismo modo, Francisco ha apuntado que en esta jornada “la Iglesia nos dice que utilicemos lo que nos ha dado Dios, que miremos a los pobres, porque hay muchos y están muy cerca”.

Y ha asegurado: “Debemos hacer el bien, salir de nosotros mismos y mirar a aquellos que tienen necesidad”.

Así, ha reseñado que bajo esta “lógica de la indiferencia”, se mira “para otro lado” y se deja de lado al pobre cuando “es Cristo el pobre”.

Por otro lado, el Pontífice expresó su solidaridad y cercanía con las víctimas del tifón Vamco, el quinto que azota Filipinas en menos de un mes, y que ha dejado más de 50 muertos.

Te recomendamos: