Tlacotepec de Mejía.- El alcalde, Ansberto Marino Espinosa Murillo, fue acusado de destruir los monumentos históricos que se encontraban en el parque central. 

Entre los que quedaron reducidos a escombros se encuentran el erigido en honor al escritor Justino Sarmiento y el de Úrsulo Galvan, líder agrarista originario de este municipio. 

“El alcalde sólo demuestra su ignorancia, no le preguntó a nadie, lo peor es que terminó con las efigies que colocaron hace 50 años”, denunció un habitante de la localidad. 

Los pobladores consideraron que rehabilitar el sitio representa un desperdicio de recursos, “hay muchas necesidades, pero el alcalde mandó destruir el lugar”, anotó otro de los inconformes. 

En el caso del monumento de Justino Sarmiento, placa indicaba que se inauguró el 12 de octubre de 1959 y fue erigido en homenaje a su obra literaria, la que al parecer el funcionario deconoce.