Por José Sierra SilvaEl 9 de octubre recordamos brevemente a dos ilustres de todos los tiempos, por lo que significan cultural y políticamente para la sociedad en general, a cuarenta y cinco años de su muerte, Ernesto Guevara conocido como el Che, fusilado en Bolivia en esta fecha pero de 1967, todo un ícono, el llamado hombre de todos los tiempos, eternizado en una fotografía de Alberto Korda, que es una de las imágenes más reproducidas de la historia, y que sirve de bandera para los diferentes movimientos sociales del mundo.

El otro cumpliría un año más de vida, el no menos célebre, revolucionario y progresista John Winston Lennon, el hijo pródigo de Liverpool, todo un ídolo de las juventudes rebeldes de todos los tiempos.

Los dos asesinados, lo cual les permite pasar a la historia como la frase lo dice “Los hombres mueren, más no sus ideales”.

Con tanto idealismo me es difícil volver a la realidad de nuestro diario vivir en esta romántica ciudad, cuna de romances políticos en todos los aspectos, pues bien; hubo un personaje que recientemente contrajo nupcias, que en la administración pasada del célebre ex alcalde Juan Lavín, le apodaban “el mil amores”, por sus famosos romances dentro del Ayuntamiento, siendo el particular del Alcalde causante del endeudamiento atroz de esta ciudad, hoy se pavonea por todos lados, soñando con la silla presidencial nuevamente.

Cuando este mil amores, estuvo por estos pasillos del poder, no dejó ave con plumas, así es señores; desde asistentes, hasta encargadas de área. Causal de divorcios, cínico, descarado NINI, desde su puesto de Atención Ciudadana, ¡sí que la atendía!, tan bien atendió, que de premio en su último año, en la campaña, para la diputación federal pasada, se ganó su puesto de asistente de la hoy ex diputada, Daniela Nadal.

¡Qué hermosa historia de amor!, una de las más sonadas de la época, hubo más pero no lograron realizarse como ésta, que al tiempo después de viajar por el mundo, acompañando a la flamante ex diputada, por cierto la más faltista y la que menos intervenciones en tribuna tuvo de la pasada Legislatura, y que por Córdoba no hizo absolutamente nada, como por ningún otro lado de su distrito, su único mérito fue haber sido impuesta, como suplente del hoy gobernador. Como toda historia termina, como también terminó su reinado en el Congreso, pues sólo son tres años de gozo, placer, viajes y parrandas.

Pues sí, terminó en la flamante boda del año, sí; la boda del tráfico de influencias, del desacato, de la iluminación, del piso removible, de las grandes figuras ahí presentes… Todo un suceso que será recordado por todos los cordobeses que pagamos este enlace y que vimos cómo se hace, cómo se pasa por encima a todas las leyes, cómo se lleva a cabo un capricho, un sueño hecho realidad “la boda de bodas”.

Yo me pregunto, ¿hasta cuándo vamos a seguir permitiendo los cordobeses este tipo de hechos?, que sin ninguna autorización, se lleve acabo un evento masivo, en un lugar supuestamente protegido como Patrimonio Histórico de esta ciudad. Las fiestas de esa comunidad que también se celebran y son parte de nuestra ciudad deberían hacerse en ese mismo lugar, o de plano alquilarlo para bodas, quince años, bautizos, primeras comuniones y borracheras en general, ¿o qué sólo los elegidos por los dioses pueden utilizarlo? Debemos exigir que se abra a todo público, ¿porqué sólo para unos cuántos?

Esta boda dará mucho de qué hablar en los próximos días, pues el INAH intervendrá, en un peritaje de afectaciones, y hemos solicitado también copias del recibo de la renta o la información de cómo fue que se otorgó ese permiso.

Pongo un ejemplo sencillo, en el pasado Cabildo, una escudería de motociclistas solicitaron un permiso para realizar una carrera en ciertas calles de la ciudad (que por cierto, esos arrancones se realizan sin permiso alguno y con toda impunidad por las noches en nuestros bulevares y avenidas), como quien dice, querían legalizar lo que ya hacen, y fue un punto que tuvo que pasar a una junta de Cabildo para desde ahí, negar el permiso, y aquí ¿a qué hora se aprobó?, a ninguna. Todo a favor del vencedor, qué triste que con esto tengan los privilegios los ciudadanos de primera, y para los de segunda, nada, pues a los de tercera y cuarta ni se les voltea a ver, así es nuestra Córdoba próspera.

Y de esta manera termina la historia del mil amores y su princesa roja, en boda de élite.

La incompetencia comienza en la casa, empecemos por la casa azul, la casa que se construyó con pura sangre azul de cepa, pura sangre que traían en sus venas, el cambio, el deseo… ¡Oh decepción! todo se cayó cuando el primero renunció porque no podía con el cargo y después descaradamente, regresó a levantar la mano, y de la pandilla azul el ex regidor sexto que renuncia y su suplente también. Dejando acéfala una regiduría de elección popular, abandonando sin cabeza un puesto edilicio.

Y en la casa naranja lo mismo, esa coalición con los amarillos sólo arrojó desastre, pues el naranja en AVE se volvió, y el amarillo a rojo cambió, y la casa roja la que más cambios sufrió, con renuncias escandalosas, cambios y aliados que parecen su peor enemigo como la Antorcha Campesina, que sólo viene a buscar su beneficio personal.

Y en los incompetentes máximos, está la directora de Turismo, 8 años en el cargo, múltiples asistentes y nada aporta a la ciudad, y cuando se le pide información, no la tiene, no la da y no le importa. Y el flamante director de Desarrollo Económico, según cesado, ya desmentido por el munícipe, que no puede estar de niñero de todos los directores, que parece no pueden hacer nada por sí solos. Por ejemplo: después de los mismos ocho años al frente de la Dirección de Desarrollo Económico, no existe un padrón de comercio organizado en la ciudad, ¿puede usted creer eso?, ¿por dónde empezar?, la muy golpeada por ambulantes, líderes de los mercados, la Dirección de Comercio, que carga con todo el trabajo del flamante director de Desarrollo Económico, así que su salida no sorprende a nadie. Lo malo es que al tomar el cargo el nuevo síndico, retoma como una losa todas sus comisiones, que como regidor antes tenía, más las de síndico, siendo realmente una carga de trabajo tremenda.

Entonces la incompetencia y mamitis de los directores, ya cansaron al munícipe, que ahora también quieren que sea él, quien los lleve de la mano.

No todo está tan mal, esas son de las cosas que se pueden realmente resaltar, la mano dura del munícipe. pues así transcurre esta semana de amores, bodas, e incompetentes. Así lo veo yo desde las gradas ¿y ud.?