Superiberia

Por Andrés Timoteo / Columnista

Y FUE UNA MÁS…

“¿Qué fue lo que te hicieron mi niña querida?/ ¿Cómo fue que te robaron esa sonrisa tan especial que las niñas de tu edad tienen?/¿Quién fue el desgraciado que con esa cloaca que debe de tener por boca se ensañó contigo?” es el fragmento de uno de las composiciones de la poeta urbana Alejandra R. Aldae, y las líneas sirven para ilustrar lo que sucedió en el puerto de Veracruz con Montserrat Bendimes, una joven universitaria de 20 años que fue golpeada salvajemente por su novio.

A diferencia de la chica en la poesía cuya madre le promete que “serás otra, nunca volverás a ser niña, pero sanarás”, Montse -como la llamaban los suyos- no se curó. Tras varios días internada en terapia intensiva murió el viernes. Su pareja, identificado como Marlon Botas Fuentes, a patadas y a puño cerrado le fracturó las cervicales y el cráneo.

La muchacha, según trascendió, fue sacada inconsciente y a bulto por los familiares del novio sin considerar el riesgo de que se agravaran sus lesiones con el brusco movimiento. La llevaron a un hospital donde la abandonaron y desparecieron. Los padres huyeron junto con el hijo homicida. Lo tienen escondido, hay versiones que compraron la protección de la policía estatal. Es una familia de clase media alta, tienen negocios y pueden disponer de recursos para allegarse impunidad.

El agresor debe ser castigado pero también los padres que lo ayudaron a huir, maltrataron a la víctima agonizante y obstruyen la justicia. Ellos no son víctimas, no enfrentan una situación que los agravie y se equivocan aquellos que hasta los intentan justificar. No, ellos también son agresores, cómplices del feminicidio. Creen que con su dinero e influencias se pueden salir con la suya. Los Botas Fuentes apuestan a que en Veracruz la justicia se compra y que la entidad es un paraíso para los feminicidas.

Montse fue una más. Golpeada, muerta, vejada, únicamente falta que desde el poder se le criminalice como ha sucedido con otras jovencitas. Dos casos anteriores resuenan por la similitud de circunstancias. Uno, el de Columba Campillo de 15 años quien fue plagiada en mayo del 2015 cuando hacía ejercicio sobre el bulevar Manuel Avila Camacho en el 2015 y su cadáver, amordazado y atado de pies y manos, apareció días después. Aunque hay algunas personas presas el caso sigue muy nebuloso.

Se habló que fue presa de una red secuestradores dedicados a cobrar recompensas a cambio de la vida de las víctimas y hasta de una red de tratantes de blancas. Otro feminicidio similar fue el de Jazmín Alpuche que en agosto del 2019 fue quemada viva en un basurero clandestino de Cosoleacaque por su novio, Aldo Castelán, ahijado de un líder petrolero y cuya familia lo encubrió y ayudó a huir. El feminicida fue capturado un año después, en julio del 2020, en Córdoba.

Muchas historias, muchas vidas cortadas, muchas niñas sacrificadas, ¿y la autoridad? Ah sí, la noche de ese mismo viernes en que murió Montserrat el gobernante en turno se fue a cenar ‘hotdogs’ a unas cuantas calles de la Plaza de la Soberanía donde decenas de personas clamaban justicia como bien informó el periodista Rodrigo Barranco. Con el bocadillo en la mano, Cuitláhuac García se tomó ‘selfies’ muy sonriente mientras a poca distancia se lloraba por la niña que no sanó. El tipo se divierte, mientras otros están de luto. Es otro Nerón haciendo fiesta mientras Veracruz arde. Igual que lo hacía Javier Duarte, que nadie lo olvide.

SAPOS A BOCADOS

En temas político-electorales, tal como lo dijo Paco Ignacio Taibo, uno de los ideólogos de la 2cuarta transformación” a los militantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Veracruz “se la metieron doblada”. Así los trataron con las candidaturas a las diputaciones locales y alcaldías que fueron registradas el fin de semana ante el Organismo Público Local Electoral (OPLE) ya que muchos de los nominados antes eran de la ‘mafia del poder’, otros son recomendados sin méritos y otros más resultado del jaloneo interno entre las tribus.

En Córdoba siempre sí le hicieron ‘¡fuchi caca!’ -según la expresión del gurú marrón- al diputado local, Rubén Ríos Uribe por más pataletas que éste hizo y nominaron al legislador federal con licencia, Juan Martínez Flores. Ahí la lectura es que Morena se vacunó contra el escándalo de postular a un golpeador de mujeres a la presidencia municipal. La otra lectura es que el secretario de Educación, Zenyazen Escobar no pudo colocar a su incondicional en la candidatura y se impuso el grupo del altiplano.

Lo mismo le sucedió en Fortín de las Flores donde tampoco pudo incrustar al diputado flojo, Víctor Vargas Barrientos y la candidatura fue para Gerardo Rosales Victoria, ex subdelegado regional del Bienestar y una de las fichas del delegado estatal, Manuel Huerta Ladrón de Guevara. Eso sí, Zenyazen Escobar pudo colar a su recomendada, Lourdes Juárez, en la contienda por la diputación local del distrito XIX y por la alcaldía de Ixtaczoquitlán al famoso “Diputado Botellas”, Nahún Álvarez Pellico.

En Orizaba a pesar de las protestas que realizaron militantes unas horas antes, la formula a la alcaldía será encabezada por el transportista Víctor Castelán Crivelli, de vieja cepa priista. El caso orizabeño es de risa y pena ajena pues a muchos de los verdaderos militantes de la izquierda no se les olvida cuando los hermanos Castelán se burlaban de ellos llamándolos mugrosos y ‘come-cuando-hay’ por allá en los noventa y dos mil cuando proporcionaban al PRD y el lopezobradorismo y miren que ahora los agraviados tendrán que hacer campaña para que un Castelán gane la municipalidad. Doblada se las metieron, ya lo dijo el lépero Taibo.

Pero el insulto no para allí porque en Ciudad Mendoza va en la candidatura Héctor Rodríguez Cortes, hermano de Sergio Rodríguez, exalcalde, exfuncionario duartista y ahora procurador estatal del Medio Ambiente, uno de los personajes más oscuros de la política local. Héctor Rodríguez fue regidor en la administración del priista René Huerta y hasta hace unas semanas era secretario del ayuntamiento mendocino que encabeza Melitón Reyes Larios, panista con quien hizo campaña en el 2017. Es decir, a los morenos de Mendoza les deslizaron una azul amarillento. 
Y así es larga la lista de los candidatos agraviantes para la militancia real de Morena y que requiere de otros textos para desmenuzarla. Por lo pronto, es menester decir que además de que a los morenistas de la zona centro les aplicaron la receta de Paco Taibo también deberán de poner en práctica ese viejo adagio de la ortodoxia política: tragar sapos sin hacer gestos.

GRAZNABA COMO PATO

Varios dirigentes municipales del Partido Revolucionario Institucional (PRI) exigen la expulsión del diputado federal y excandidato a la gubernatura en el 2016, Héctor Yunes Landa -hasta ahora la dirigencia estatal que encabeza Marlon Ramírez ha hecho mutis- luego de conocerse un audio en el que se congratula por la creación del partido político de registro estatal “Todos por Veracruz” y asume que está detrás del mismo.

Es más, dice que con ese instrumento partidista no los harán menos ni los de enfrente -se supone que los de Morena y el gobierno del estado- ni los de al lado -o sea el mismo PRI y sus partidos coaligados, el PAN y el PRD-. Entonces, el partido “Todos por Veracruz” no nació como un anhelo para enriquecer la vida democrática ni dar una alternativa a los ciudadanos sino que es el proyecto personal de Yunes Landa y de un grupo de cercanos para seguir viviendo de las prerrogativas públicas y los cargos que obtengan por medio de éste.

Lo divertido es que a los priistas que ahora lo quieren sacar del partido se les cayó la venda demasiado tarde porque todo el mundo conoce el talante felón de Yunes Landa. Si se hace un repaso cronológico hacia atrás verán que dejó muchas pistas: fue el primer priista en ir a estrecharle la mano a Cuitláhuac García a su despacho de palacio de gobierno, su hija Andrea Yunes, a la que le consiguió una curul plurinominal, aprobó todas las iniciativas del cuitlahuismo aunque fueran lesivas para los veracruzanos.

Antes, en la campaña electoral del 2018, traicionó a José Yunes Zorrilla quien era el candidato del tricolor a la gubernatura operando en contra de su propio partido y en el 2016 fue capaz de lanzar acusaciones perversas contra su propio primo, el panista Miguel Ángel Yunes Linares, tratando de evitar su triunfo. Yendo un poco más atrás, nadie olvide que en el 2004 cuando contendió por la diputación local en el distrito de La Antigua se robó 500 millones del fondo de ahorro del ingenio “El Modelo”, ubicado en Cardel, en complicidad con líderes cenecistas.

Ese es Yunes Landa, el dueño de entuerto “Todos por Veracruz” cuya comadre, la fidelista Yolanda Gutiérrez Carlín, es la secretaria general. ¿A poco los priistas no notaron las señales? Si graznaba como pato, caminaba como pato y volaba como pato…¡pues era un pato! Lo más chusco será que lo sostengan como candidato a una diputación plurinominal en el congreso del estado pese a la traición confesada. Ah, y tontos los que voten por los candidatos de “Todos robemos a Veracruz” o ¿cómo era?

Vecino