Superiberia

Córdoba.- Pese a estar expuesto a contagios, el personal de los cubículos de cobro de la caseta 045 de Fortín, carece de guantes de látex y goggles para el constante manejo de efectivo, lo que los pone en grave riesgo, tomando en cuenta que ya se han reportado casos de Covid-19 en este sector en el país y la defunción de un cajero receptor de Caminos y Puentes Federales de Ingresos (Capufe), al inicio de la pandemia.
Luego del comunicado realizado por Capufe, anunciando la reducción de carriles al 50 por ciento, automovilistas han externado su desacuerdo debido a que no les parece viable tal decisión, aunado a ello, con esta medida aún se encuentran en riesgo sus empleados y el aumento en los tiempos de espera podría provocar más contagios en los usuarios.
“Si se tardan más a la hora de cruzar pues va a haber más contagios, nos van a salir más caros los viajes y el combustible cada vez sigue en aumento, hay que pararse a cargar gasolina y a comer, se supone que lo que menos queremos es tener contacto con más gente, pero esto no lo piensan los de Capufe porque no le quieren perder”, aseguró un automovilista. 
En su página de Internet, según Capufe en la primera etapa de la pandemia tuvieron siete mil 500 trabajadores, cuatro detectados con Covid-19 en el país y una defunción a causa del virus.
Pese a las disposiciones por parte de las autoridades sanitarias, implementadas por Capufe a los  cajeros receptores, como lavarse las manos constantemente, practicar el estornudo de etiqueta y no tocarse ojos, nariz o boca, en la caseta de cobro número 045 de Fortín algunas de ellas no se llevan a cabo, lo que podría ser un detonante de contagios.

Vecino