Orizaba.- Miles de católicos participaron en los oficios religiosos de la Semana Santa presididos por el Obispo Marcelino Hernández Rodríguez, quien la noche de este sábado, encabezó la vigilia Pascual con la bendición del fuego nuevo, y bautizó a 11 adultos que tuvieron una preparación como pre-catecúmenos y catecúmenos, y que fueron elegidos durante la Cuaresma.

La bendición del fuego nuevo y la pila bautismal en el marco de la Vigilia Pascual es el signo de la fe viva, se encendieron  las luces de la Catedral de San Miguel Arcángel, se cantó el “Gloria” tras la Pasión y muerte de Jesús, pues ha resucitado, proclamó el Obispo.

Los tres momentos más importantes tras la crucifixión de Jesús han sido presididos por el Obispo y los sacerdotes diocesanos; la meditación de las últimas palabras de Jesús, la adoración de la cruz, el pésame a la virgen María, la Procesión del silencio, la Vigilia Pascual y la Resurrección, han sido el constante encuentro de Monseñor con la comunidad para hacer el llamado a vivir la fe en congruencia con el testimonio de sencillez que practica el Papa Francisco.

Don Marcelino Hernández reconoció también a los miles de fieles que durante la Cuaresma, se acogieron en actos de penitencia, oración y jornadas de confesión que manifiestan de ánimo de ir fortaleciendo y viviendo la fe de Cristo.