Córdoba.- Hugo Fernández fue uno de los exfuncionarios que se autoasignó obras en la pasada Administración a través de la constructora de su familia y de otras en las que presuntamente es socio, pero además de ello, dejó metidos en muchos problemas a otros empresarios del ramo.

Ayer durante la lectura de las constructoras a las que se les entregó obra y que están incompletas, salió a relucir que algunas de ellas fueron dadas a la empresa del papá del exencargado de despacho de Obras Públicas.

Anteriormente se había mencionado que la empresa que estaba realizando la remodelación de las banquetas de la avenida 1 y 3, en el Centro de la ciudad, Construcciones y Tuberías del Golfo, también estaba ligada con Fernández, pues presuntamente era socio de la empresa, esta es la única obra de las 22 que dejaron incompletas, en la que se utilizó recursos propios de lo captado por los parquímetros.

Además de estas irregularidades, el también exDiputado Local metió en problemas a todos los constructores que tienen obras “pendientes”, ya que no firmó ni les entregó varios documentos que les pide el Órgano de Fiscalización Superior del Estado.

Y es que aunque algunos pudieran tener terminadas sus obras fiscalmente, en lo documental si no están completos los expedientes que constan de más de 35 documentos, no se les puede dar “ni un cheque más”.

Según explicó la abogada Ingrid Tapia, encargada del despacho de la auditoría de la entrega-recepción, desde los permisos de construcción, mecánica del suelo, altas en el IMSS a los trabajadores, así como otros papeles, incumplen las constructoras.