Alejandro Solís
Columnista

Capítulo I: El capitalismo, cada día da para menos

Todo lo que sube baja. Lo inflado, igual: al tiempo o cambiándolo un poquito de sus rumbos al alza, se arruga; a la baja, truena. 
Así le pasa a la mimosa vergonzosa, delicada planta silvestre de hermosas flores esféricas moradas de pétalos radiados. Nomás de tocarla, mustia se contrae. Protegiéndose de agresiones externas, prolonga su vida durante cinco años; cuando solita se marchita.
Estas geniales conclusiones populares vienen a cuento por los acontecimientos diarios en la Nación, propiciados por las políticas económicas del Gobierno de la autollamada “Cuarta Transformación de la Vida Pública Mexicana”, 4ªTVpm. Para sus contrarios, provocan su acelerado desgaste; para similares, lo inverso: incrementan su fortaleza legitimada por sesenta millones de votos, gracias –más- a su pintoresco estilo de anunciar políticas de Estado.


#AMLOdice: “ahora si vamos a pichar. Les voy a seguir tirando pura pejemoña, los voy a seguir controlando, con liza, con recta de 95 millas y con curvas. Vamos a seguir ponchando a los de la  mafia del poder”.
Da ternura leer, escuchar, observar, análisis sesudos y razonamientos expertos de consultores, políticos, comentaristas, escritores, ideólogos, en sobre mesas, cafetines, medios de comunicación y redes anti-sociales a favor, en contra, o, mediando sobre las causas y efectos de las decisiones y acciones ejecutivas federales del para unos insufrible presidente López Obrador; para otros, el germen del próximo benemérito de las Américas, Dios mediante, primero los  pobres.
Omitiendo sandeces, verificamos que la mayoría de sus críticos incurren en un error político originando en la incertidumbre de no recibir los beneficios prometidos en campaña, en lo que va, de su infante régimen.

#EnPlenaRecesión. Mientras el capital financiero recibe sin fallas pagos de la deuda y sus intereses, los invocados pobres –incluyentes de pequeños propietarios, profesionistas, profesionales y capitalistas no monopolistas- sufren el recorte de las partidas asignadas al gasto corriente, al social, a la beneficencia, a guarderías, educación, obra pública y etcétera.
El recorte al gasto corriente repercute en la escases de dinero circulante para consumo final, que, aunado a la pírrica derrama salarial, se mira en la inacción del mercado. Y, por tanto, de sus beneficios al capital comercial y bancario.
“En el primer bimestre de 2019, con un presupuesto ya bajo la responsabilidad del gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, el gasto total del sector público fue de 897 mil 160.5 millones de pesos”, informó la SHCP.
“Esa cantidad fue menor en 77 mil 153.4 millones de pesos al programa establecido en el paquete económico para este año e inferior en 7.7 por ciento en términos reales –descontado el efecto de la inflación– al del mismo periodo de 2018, añade la dependencia” (Hacienda).
En su última Convención Bancaria, AMLO les otorgó garantías de no meterse en la regulación de sus pingues negocios financieros, rogándoles serenidad a la hora de calcular sus costos y ganancias. A los portaditos, les prometió premios anuales; compensando, así, sus mediáticos sacrificios.

#VíctimasSistémicas. Difícil es mirar al toro ser lidiado por el rejoneador y no tomar partido por alguno, sin saber si hacerlo por el toro, el jinete, su monta, sus aperos, los espectadores; o, por el dueño del coso. Más cuando, en los primeros cien días y pico del gobierno, han sido trazados sus macro-quereres. 
En el choro despotrica contra el modelo neoliberal, sin tocar ni un cuernito de chivos expiados; en los hechos, es más de lo mismo, nomás que retorcido al punto de captarse el mensaje sublimado de la 4ªTVpm: las primicias por los pobres son para tomarlos como carne de cañón, a favor de la nueva cohorte palaciega del mismo patrón. Sin primero su explotación, ¿de dónde saldría la riqueza universal?

#CortarCuponesEinvadirNoGeneraNuevaRiqueza. Exige AMLO en la despreciada fiesta del Tajín, efemérides de fama internacional festiva del equinoccio de Primavera en México, que, a propósito  de celebrarse en 2021, 500 años de conquista, 300 de coloniaje y 200 años de independencia, Felipe Rey de España y El Vaticano “deben hacer un relato de agravios y pedir perdón a los pueblos originarios por violación a  lo que ahora se conoce como derechos humanos”, pues es mejor restañar heridas, abonando a la conciliación de la paz y el amor universal.
Las respuestas oficiales no se hicieron esperar: el papado recuerda, que, por lo que de la espada le toca -la cruz- ya pidió perdón. 
El actual responsable de los filos contrariados, Pedro Sánchez, vocero socialista del monarca español, dice: “Los hechos de hace siglos no pueden juzgarse al amparo de la contemporaneidad”. 
Menos cuando, la ahora reclamada Madre Patria España, se llamaba Reino de Castilla. En tiempos de su paralela exitosa invasión de Navarra, Nápoles y el Norte de África; conjuntado tanto dominio intercontinental, fue que España se renombró. Por lo que ha sido vinculada imprecisamente, a proceso pejemoño.
Marichuy, vocera del CNI, afirma que el peje-reclamo sólo es distractor para tapar el constante despojo de tierras, precisamente de los pueblos originarios mejicanos, iniciado desde 1491, contando hasta la fecha. Y, más, veremos.

#MemoriaHistórica. El reconocimiento oficial de la conquista, realizada a sangre y fuego en el nombre del Dios católico para evangelizar a tanta indiada, incluye reconocer que la guerra injusta cifró nueve millones asesinados, muertos por infecciones desconocidas, de hambre, o, desaparecidos en forzadas huidas de las terribles masacres, violación sexual, del esclavismo, junto con el despojo de territorios, riquezas culturales, metales preciosos extraídos, y, procesados. 
Estando de acuerdo en la legitimidad gobernante del reclamo histórico, tampoco podemos olvidar una recomendación jurídica: agotado el recurso del verbo, la guerra continúa implacable hasta poner fuera de combate al enemigo, tomando para sí su territorio y organizando la hacienda; pues no son madres de calcuta ni uno, ni el contrario, nos recuerda la 4ªTVpm.