Por Mauricio Flores /  columnista

La red de 50 mil km… con 26 mil km

En las bases de licitación del servicio de “Internet para todos” mediante la Red Troncal de la Comisión Federal de Electricidad, el equipo de Manuel Bartlett anota que son 26 mil kilómetros de fibra óptica oscura disponible a los que se refirió el presidente Andrés Manuel López Obrador el 17 de diciembre de 2018 y no 50 mil kilómetros como después se informó… una longitud que, al parecer, es el alcance que se busca para una red hoy inconexa.

La red de transmisión de energía de la CFE supera los 50 mil kilómetros y durante su construcción se añadieron tramos de fibra óptica “oscura” de los que se calculan 26 mil kilómetros disponibles para uso general y corporativo (no era en principio una red de servicio público) pero con capacidad diversa y discontinua en su diseño. Parte de esa capacidad esa asignada a operadores mayoristas: desde 2009 el consorcio GTAC (formado por Movistar, Televisa y Megacable) opera un par de hilos por más de 19 mil kilómetros; en tanto que desde 2016 Altan que dirige Bernardo Sepúlveda, recibió también un par de hilos para conformar la Red Compartida como Alianza Público-Privada.

Se sabe que la capacidad en los cables de 6 a 12 hilos está agotada (por uso de la CFE y sus dos inquilinos), y la disponibilidad está en los cables de 24 y 36 pares de hilos -los cables más actuales- pero cuyo tendido es parcial en términos geográficos y con discontinuidad operativa.

Esto define los retos que tendrá el consorcio que gane la nueva red: 1) Integrar y homogeneizar potencia en 50 mil kilómetros de red para llegar a 500 nodos; 2) Desprender de los nodos radiobases de alta capacidad que irradien entre 35 y 50 kilómetros en redondo para llegar a edificios y plazas públicas con servicio público gratuito; 3) Explotar segmentos de negocio rentable que permita sostener la gratuidad de servicios exigidos por la concesión; 4) Lograr cobertura continua en carreteras; 5) No canibalizar servicios con la Red Compartida y competir con las redes ya existentes, empezando con Telmex de Carlos Slim.

Un gran reto.

Palacios y el Pato

Como es sabido el IFT que encabeza Gabriel Contreras aprobó la fusión Disney-Fox en México condicionando que la firma que encabeza Lachlan Murdoch separe los tres canales Fox Sports de la operación. La primera gran duda es porque, sí el IFT se tomó la calma para estudiar el caso y decidir con precisión, en la Comisión Federal de Competencia Económica se aprobó la fusión sin condición alguna. No es la primera vez que Alejandra Palacios se hace pato con su mandato constitucional y aprobado concentraciones extremas como la de Cinemex-Cinemark, o defender la alta concentración del sistema bancario donde sólo Bancomer maneja casi un billón de pesos mensuales de tesorerías y nóminas gubernamentales. Ante el “secuestro regulatorio” en la Cofece, el senado no puede permanecer ajeno.

Segalmex: ojo al grano

Que la Sefupu de Irma Sandoval ya levantó antenas ante el intento de hacer asignación directa para el manejo de nómina para cerca de 3 mil trabajadores de Diconsa que ejecutarán el programa de Precios de Garantía y  de Productos Alimentarios Básicos, asignación discrecional que se dice orquesta René Gavira, director de finanzas de Segalmex. Lo bueno es que la cabeza de Sader, Víctor Villalobos, ya está al tanto del asunto y que le habrá hecho notar a Ignacio Ovalle de una intentona nada saludable.

Cemex reperfila

Y ayer la multinacional que dirige Fernando González anunció la emisión de notas senior por 400 millones de euros a 7 años a una buena tasa de 3.125%, dinero que servirá para fines corporativos y pago de deuda… es decir para mejorar su desempeño así como mejorar el perfil su deuda.

 mflores37@yahoo.es

@mfloresarellano