Nogales.- Muy poco les importó a los amantes de lo ajeno que un ama de casa se encontrara escuchando misa en la iglesia de San Juan Bautista, para apoderarse de su automóvil, que había dejado estacionado a un par de cuadras del lugar. 

Los hechos fueron denunciados por la agraviada, María Isabel “N”, ante las autoridades, quien señaló que el pasado domingo por la mañana acudió a dicha iglesia que está en pleno Centro, a bordo de su Nissan Tsuru gris modelo 97, placas YJL-46-81 del Estado. 

Aparcó la unidad a unas calles del inmueble e ingresó junto con varios de sus familiares a la iglesia, pero al salir, se percató de que su auto había desaparecido. 

Luego de varias horas no fue posible ubicar el vehículo, a pesar de que la mujer solicitó el apoyo de las autoridades policiacas, incluso acudió a la Delegación de Tránsito Estatal para preguntar si no se lo había llevado la grúa. 

Convencida de que se trató de un robo María Isabel “N”, decidió presentarse ante las autoridades para formular su denuncia contra quien o quienes resulten responsables.