Atzacan.- Un campesino reportado como desaparecido desde el 30 de octubre, fue encontrado la tarde de este domingo, putrefacto, en un pozo artesiano.

La Procuraduría General de Justicia tomó conocimiento del suceso, y ordenó que el cadáver fuera examinado por el médico legista de Servicios Periciales a fin de conocer la causa de muerte y determinar si hay o no delito por esclarecer.

El finado se llamó Isidro Méndez Morales, de 23 años, de ocupación jornalero, con domicilio en la comunidad de Rincón Grande, de este municipio.

Su padre Ernesto Méndez Hernández, fue quien lo identificó de manera oficial y reclamó el cuerpo para darle sepultura.

El labriego señaló a la Policía que su hijo estaba desaparecido desde el 30 de octubre, y desconocían su paradero.

Al muchacho lo buscaban por donde sabían que caminaba para irse a trabajar, y fue hasta ayer alrededor de las 15:00 horas cuando lo hallaron.

Su cuerpo ya presentaba avanzado estado de descomposición, al permanecer en un pozo de aproximadamente 4 metros de profundidad.

Los familiares notificaron del suceso a la Policía, por lo que al lugar se trasladaron elementos al mando del comandante Berde, de la Secretaría de Seguridad Pública, así como el comandante de la AVI, Antonio Lobato, y el secretario del MP, licenciado Gustavo Cárdenas Osorno, quienes se encargaron de dar fe.

El cuerpo fue recogido por una funeraria local, quien se encargaría de dar el servicio para inhumar el cadáver.

 

GABRIEL LAGOS

EL BUEN TONO