Superiberia
  • Varios empleados del ayuntamiento están infectados

Yanga.- Apolinar Vicente Crivelli Espinoza, padre el presidente municipal Apolinar Crivelli, perdió la vida víctima de COVID-19 la madrugada de ayer domingo en medio de la controversia por los múltiples contagios que existen de empleados del ayuntamiento.
El hombre, quien el pasado 8 de enero cumplió 64 años de edad, dio positivo a la prueba hace algunas semanas, situación que causó expectación entre los pobladores, puesto que de acuerdo con fuentes extraoficiales, la administración había sido abandonada por el alcalde al enterarse del padecimiento de su progenitor, quedando a cargo de los asuntos del municipio, su pareja sentimental.
Pese al rebrote de COVID-19 a nivel estatal, las redes sociales se inundaron con críticas en contra del edil debido a la poca importancia que mostraba hacia las medidas sanitarias impuestas por la Secretaría de Salud, inclusive, el cobro del Impuesto Predial se efectuó sin las medidas y filtros sanitarios necesarios provocando aglomeraciones.
Aunado a esto, se detectaron casos de contagio en cuatro policías municipales y algunos empleados, esta sería la razón de la renuncia de la sindicó, Concepción Sánchez González, quien dejó el cargo pese a que se haría efectivo hasta finales de este mes, no obstante la situación en el Palacio Municipal se le salió de las manos.
Yanga cuenta con una tasa de letalidad del 20 por ciento, hay 36 casos confirmados y siete decesos, situación que refleja la negligencia ante la pandemia por parte de quienes deberían poner el ejemplo a la población.

Vecino