• Contaminación afecta sector gastronómico

CÓRDOBA.- La contaminación del río Atoyac repercute en el sector gastronómico de la zona, específicamente en el del langostino, desde hace varios años la contaminación de este afluente ha mermado la calidad y la producción del langostino, producto que por años fue ícono de la gastronomía atoyaquense.
Flavio Moreno Infante, Empresario Gastronómico de la zona de Atoyac, indicó que si las autoridades no atienden la contaminación, en cinco años la especie dejará de existir.
“Ante la pésima calidad del langostino que se produce en las aguas del afluente nosotros hemos buscado alternativas como la venta de otros productos del mar, en el caso de los langostinos los traemos de otras entidades, como Chiapas y Tabasco, e incluso de Indonesia y Bangladesh, aunque es producto más caro”.
Asimismo, Moreno Infante indicó que los empresarios gastronómicos carecen de incentivos o de alternativas por parte de alguna instancia para enfrentar los efectos de la pandemia del Covid-19.
“La etapa de crisis para nosotros como sector no la hemos superado, desde marzo que inició la pandemia cerramos las puertas de nuestros negocios, ahora en el semáforo naranja trabajamos al 40 por ciento de nuestra cavidad, y en el caso de la industria gastronómica no hemos tenido algún apoyo o incentivo del gobierno”.
Flavio Moreno añadió que Atoyac es un municipio que requiere de mejores proyectos y apoyos para su población, la cual enfrenta efectos negativos por la pandemia además de desarrollo económico, social y demás.
No hay langostinos en ningún río del estado ni en Tabasco, ya se acabaron todo por la sobreexplotación y jamás cultivaron.