in

Olla de grillos

Superiberia

Adiós Calderón, se va y todavía hay gente que le agradece. ¿Cómo pueden estar agradecidos de un empleado que no hizo bien su trabajo? ¿Acaso no sabrán de los 60 mil muertos de su sexenio? Y en esas muertes hubo mucha gente inocente, y no aquellos que verdaderamente representan un peligro para el país; fue una guerra en la que derrochó más presupuesto por esa necedad de hacer creer al pueblo que realmente estaba luchando contra el crimen organizado, siendo ésta una guerra absurda.

Permitió Calderón que los gobernadores saquearan todos los días al país, fomentó que se quedaran los líderes sindicales Elba Esther Gordillo en el SNTE y Carlos Romero Deschamps en el STPRM, que son los más roban y menos hacen, teniendo a nuestro país ignorante y pobre.

Calderón se congratuló al saber que Tomás Yarrington había sido detenido, cuando esto lo hizo Estados Unidos. ¿Qué necesitan esos mexicanos agradecidos para darse cuenta de lo que fue el mandato de FECAL?  Sólo se empeñó en derramar sangre, dejando al país más pobre, lleno de corrupción, con instituciones tapaderas como un SAT que sólo auditó a deportistas y artistas, pero no tocó a ningún político ni “empresario”, enriquecido gracias a las “licitaciones” con presupuestos estratosféricos, quienes construyeron autopistas en mal estado, cobrando peaje sin dar el servicio esperado, además de un país derrumbándose. Esto es lo que deja Calderón. ¿De eso se sienten agradecidos? ¡En fin!

Las manifestaciones que hacen los maestros del SNTE para exigir su bono sexenal, la de los taxistas pidiendo la salida de la Marina o la de los antorchistas exigiendo obras, son movilizaciones acordadas con las autoridades competentes -en este caso Portilla- quienes piden como requisito esta acción para no ser cuestionados por complacer sus peticiones, mostrando demencia y sorpresa tanto los que protestan como los que las permiten. ¡Estas autoridades son una vergüenza para la sociedad!

Y los maestros ni se diga, pues tienen en sus manos la educación del país que debería ser la piedra medular de México, sin embargo, son puntuales para protestar, para salir temprano los días de quincena o para andar corriendo atrás de sus líderes políticos, y lo menos importante para ellos es fortalecer ese rubro que tan descuidado está y que sólo con gente educada podríamos abatir la pésima situación que vive el país, pero eso no le conviene al gobierno porque el pueblo pensante exigiría un buen gobernante.

El comandante de la Tercera Zona Naval, vicealmirante Víctor Manuel Gamboa Carvallo, destacó la unión de esfuerzos entre la Marina Armada de México y el Gobierno estatal en el operativo “Veracruz Seguro” que ha dado como resultado la detención de 13 mil presuntos delincuentes, ¿y Portilla -el alcahuete de Lavín- a cuántos habrá detenido con su policía coludida? A excepción de que atrapan borrachitos y roba-carteras en el mercado, no se ha visto que realmente detengan a un delincuente de esos que afectan la sociedad en exceso, y más ahora, que hemos visto que esta zona está llena de ellos.

Ahora ya el PRI tiene el poder de la Presidencia de la República, por lo que además de la ciudad y el estado, ahora también tienen la nación.

Así que de ella dependen el SAT y la PGR. Como para que se anden quejando de que un panista tramposo, ande queriendo robarle un millón de pesos a Fortín, aún cuando se sabe que otro priista tramposo, lo dejó desfalcado.

Así que proponemos que manden al SAT para auditar a Duck y demuestre el origen de los recursos que usó para poder mandar a fabricar todos los espectaculares que tiene su empresa instalados, así como también, el origen de los recursos y los impuestos que haya declarado en sus formatos de pago, que comprueben que le pudieron dejar tantos millones de ganancia que ocupó para edificar su casa.

En fin, tienen mucho para poner orden, como para sólo andarse quejando y de eso José Miguel Cobián, entiende mucho por lo que demuestra en su colaboración, ¡así que inicia la demanda ya!

AmoramarMx

Baby en honor a Julieta

Cautiva Taller de Guitarra a Cordobeses